Golpes, fusiles y confusión: así fue la detención de Roberto Marrero
Golpes, fusiles y confusión: así fue la detención de Roberto Marrero

Golpes, fusiles y confusión: así fue la detención de Roberto Marrero (Crónica)

1 minuto de lectura

Los golpes a la puerta no solo rompieron la entrada de la vivienda del diputado Sergio Vergara, sino también acabaron con la tranquilidad de los vecinos de la urbanización Los Naranjos de Las Mercedes, al este de Caracas. La presencia de la policía política de Nicolás Maduro alerta a cualquier venezolano. Iban por alguien y no se fueron hasta dar con él.

Era poco menos de las tres de la madrugada cuando las patrullas llegaron al lugar. Eran al menos siete; dentro de ellas más de 15 funcionarios. El músculo bélico hacía parecer que iban tras la pista de un peligroso delincuente, no de un integrante del Parlamento nacional.

Vestidos de negro y encapuchados, tomaron el conjunto residencial. Consigo cargaban una orden de allanamiento exprés, firmada por el mismo fiscal que lleva el caso del presunto magnicidio contra Maduro. Ya eso daba indicio de a qué iban.

Entraron al urbanismo como siempre, a la fuerza. Sin embargo, el mismo afán hizo que la “inteligencia” fallara. No solo destrozaron la entrada de uno de los apartamentos, sino que cuando entraron se dieron cuenta que habían equivocado de inmueble; al parecer ni conocían por quién iba.

Apenas ingresaron sometieron a la primera y única persona que vieron en la casa. Nuevamente imperó más la fuerza que la razón. Cuando le permitieron a la víctima identificarse, notaron que se trataba del diputado Sergio Vergara y no del jefe de despacho de la Presidencia, Roberto Marrero, a quien realmente buscaban.

 

 

Leer la nota completa en Caraota Digital

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog