Compartir en:

Funcionarios de la Policía Nacional (PN) llegaron en horas de la noche del domingo a un abasto ubicado en la ciudad de Maracay, estado Aragua, pidiendo tragos “fiados” en estado de ebriedad.

La dueña del abasto grabó el momento y lo divulgó en las redes sociales pidiendo protección para ella y su familia, pues los uniformados mostraron las armas frente a su hijo de 8 años.

Los dos policías, portando el uniforme de reglamento, dijeron frente a los clientes que si no atendían su petición llamarían a los colectivos para amedrentar a los comerciantes.

Continúa Viendo el Vídeo y leyendo el artículo de Caraota Digital aquí.

Compartir en: