Compartir en:

BBC noticias: Los historiadores dicen que Jesús no es como lo pintaron los grandes artistas. El Jesús histórico, señalan expertos, muy probablemente era moreno, bajito y mantenía el cabello recortado, como los otros judíos de su época

La recreación elaborada por Cícero Moraes muestra que los judíos que vivían en Medio Oriente en el siglo I tenían la piel, el cabello y los ojos oscuros.

El eurocentrismo, al hijo de Dios, lo  ha pintado blanco, barbudo, de cabello largo y ojos azules. Sin embargo, los datos históricos no parecen coincidir con la descripción. Pablo, apóstol de Cristo, describe en sus parábolas que para la época era deshonroso  llevar el cabello largo  por lo que Jesús no habría llevado una melena como lo pintaron.

 “Para el mundo romano, la apariencia aceptable para un hombre era que llevara la barba afeitada y el cabello corto. Aunque en la antigüedad, los filósofos probablemente se dejaban la barba larga”, afirma la historiadora Joan Taylor.

La figura física de Cristo ha sido idealizada tanto en el arte como en la religión, no se intentó retratar al ser humano que habitaba en Palestina. En la mayoría de las obras en donde Jesús aparece  junto a otras personas, su imagen es más  luminosa y en proporción más grande que la del resto. Se pintaba a un Dios más que a un ser humano, explica Joan Taylor,  no debe sorprendernos entonces que su imagen se parezca más a los reyes y emperadores que  a los hombres de la época.

La iglesia occidental no siguió las normas de las iglesias católicas de oriente, la ausencia de normas le dio licencia a los artistas para pintar a un Jesús a su modo:

“Puede ser una figura dulce en muchas imágenes barrocas o un Cristo sufrido y martirizado como en las obras de Caravaggio o Goya”, sostiene el sociólogo Ribeiro Neto.

 

Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-43591217

Compartir en: