Chicxulub: el hallazgo que revela lo ocurrido después del asteroide.

1 minuto de lectura

Una excavación arqueológica descubrió un sitio que revela lo ocurrido poco después de que cayera el asteroide que acabó con los dinosaurios.

Un grupo de científicos halló lo que describieron como una extraordinaria instantánea de las consecuencias del impacto del asteroide que acabó con los dinosaurios en la Tierra hace 66 millones de años.

Excavaciones en Dakota del Norte, ubicada al Norte de los Estados Unidos, revelaron fósiles de peces y árboles rociados con fragmentos rocosos y vidriosos que cayeron del cielo. Los depósitos muestran también que la zona estuvo sumergida, como consecuencia de la colosal ola generada por el impacto del asteroide.

Los detalles de la investigación fueron publicados en la revista PNAS.

Robert DePalma, investigador principal de la Universidad de Kansas, y sus colegas, señalaron que la excavación, en un sitio llamado Tanis, ofrece un pantallazo increíble de los eventos que ocurrieron probablemente entre pocos minutos y un par de horas después de que el gigantesco asteroide se estrellara contra nuestro planeta.

Cuando este objeto de 12 km de ancho chocó con lo que ahora es el Golfo de México, miles de millones de toneladas de roca fundida y vaporizada tuvieron que haber salido disparadas en todas las direcciones a miles de kilómetros de distancia.

En Tanis, los fósiles registran el momento en que este material cayó sobre todo lo que encontró en su camino.

Los fósiles de peces fueron hallados con residuos del impacto incrustados en sus branquias. Esto se debe a que pudieron haber respirado los fragmentos presentes en el agua que los rodeaba.

También se encontraron partículas atrapadas en ámbar, que es la resina preservada de los árboles.

El cráter de Chicxulub

  • Un objeto de 12 km de ancho hizo un agujero en la corteza terrestre de 100 km de ancho y 30 km de profundidad.
  • Este hueco luego colapsó sobre sí mismo y dejó un cráter de 200 km de ancho y unos pocos kilómetros de profundidad.
  • Hoy en día, la mayor parte del cráter está sepultada en el litoral del Golfo de México, bajo 600 metros de sedimentos.
  • En tierra firme, el cráter está cubierto de depósitos de piedra caliza, pero su borde exterior es visible. Por ello, los investigadores creen que la onda sísmica que el asteroide debe haber provocado en toda la Tierra —equivalente a un terremoto de 10 u 11 de magnitud—generó un desplazamiento de aguas locales.

 

Conozca más sobre este interesante hallazgo en LA OPINIÓN

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog