Compartir en:

Alonso Medina Roa, abogado del fallecido capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, confirmó que su cliente presentaba signos de tortura cuando fue trasladado a los tribunales, previo a su muerte en un hospital militar.

El abogado aseguró que Acosta tenía las uñas llenas de sangre, no se podía mantener en pie y se le dificultaba hablar, por lo que fue trasladado en silla de ruedas al Tribunal Tercero de Control, publicó en una nota el portal web El Nacional.

El juez suspendió la sesión al ver su condición de salud y pidió que fuese trasladado a un centro médico. Ingresó al hospital militar Vicente Salias en Fuerte Tiuna, donde murió a la 1:00 am de este 29 de junio.

Continúa leyendo el artículo de Caraota Digital aquí.

Compartir en: