Julia Pastrana la mujer mono

Julia Pastrana: La increíble y triste historia de la Mujer mono

/
1 minuto de lectura

La bailarina y cantante mejicana Julia Pastrana padecía una enfermedad que le daba un aspecto simiesco. Su marido la promocionaba como la Mujer Mono.

Sus dotes artísticas eran notables. Bailaba, tocaba la guitarra y cantaba con una dulce voz de mezzosoprano. Sin embargo, los espectadores que acudían a ver las presentaciones de Julia Pastrana pagaban sus boletos atraídos más que nada por el morbo y el deseo de presenciar un fenómeno. Era exhibida en público como la Mujer mono, o bien como el ejemplar del género femenino más horrible del mundo. Una maravilla tan delicada como espeluznante.

Los apelativos denigrantes (también la llamaban la Mujer oso o Mujer lobo) eran parte de la estrategia de promoción que llevaba adelante el esposo de la cantante, Theodore Lent, un pícaro sin escrúpulos que la explotaba y la alquilaba como una monstruosidad de circo. El desalmado Lent contribuía a mezclar realidad y leyenda sobre su mujer. Dejaba correr la versión de que había sido hallada en una cueva. Que había sobrevivido alimentada por un animal. Que era el eslabón perdido entre el orangután y la especie humana.

La increíble y triste historia de Julia Pastrana comienza en algún lugar de Sinaloa, México, alrededor de 1830.

Era, supuestamente, hija de una indígena. Huérfana a los 4 años, fue vendida por un tío a un circo que recorría los poblados del noroeste mejicano en carretones polvorientos. Luego fue adquirida por Pedro Sánchez, exgobernador del Estado de Sinaloa, quien la mantuvo a su servicio en condiciones de semi esclavitud y la mostraba como un trofeo deforme en su lujosa vivienda. Allí la conoció un funcionario de aduanas llamado Francisco Sepúlveda, quien logró comprarla y viajar a Estados Unidos con un negocio en mente: ofrecerla en los freaks shows de la época como atracción de feria junto a enanos, gigantes, siameses, mujeres barbudas, niños ferales y otros especímenes catalogados como salvajes o monstruos.

Continué leyendo esta increíble historia en  LA VOZ

2 Comments

  1. es realmente triste el pensamiento del hombre , cuanto abra sufrido julia pastrana , cuanto deciaria q todo esto pasara ahora para poder ella recibier un digno trato y no de tristesa que causa mucha bronca ,. me es muy dificil imaginar todo eso ., solo deseo q jamas se repitan casos como estos y luchar por muchos mas q sufren el maltrato y discriminacion ., q en paz descanses julia , abrazo al cielo

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog