Compartir en:

El fichaje de Antoine Griezmann por el FC Barcelona ha entrado en vía de urgencia y empieza a provocar preocupación alrededor del Camp Nou, atendiendo a que el Atlético de Madrid se mantiene firme en reclamar el pago íntegro y al contado de la cláusula de rescisión y a que el tiempo, sabiendo que el viernes es la fecha límite, se le echa encima al club azulgrana. Una fuente autorizada del Barça reconoció a ESPN Digital que este miércoles “no se espera ninguna novedad”, a la espera de que el club acelere las gestiones para concretar la operación.

Estas gestiones pasan por la firma de un crédito para obtener liquidez con la que hacer frente al pago de la cláusula, atendiendo a la negativa del club colchonero a cobrar el pase a plazos, y a través del cual podría abonar los 120 millones de euros que vale la libertad del delantero francés. “Ningún club tiene disponibilidad de 120 millones de euros en efectivo”, explicó la fuente consultada del club, confirmando la solicitud de un crédito de un importe por debajo de los 100 millones y con el que se pagará la cláusula de Griezmann “sin más problemas”.

Durante la presentación de De Jong, Josep Maria Bartomeu descubrió una reunión entre el director general del club Òscar Grau con Miguel Ángel Gil Marín con el objetivo de encontrar una fórmula más ventajosa para llevar a cabo la operación, lo que provocó una reacción iracunda del presidente colchonero, Enrique Cerezo, y no hizo más que complicar un asunto que en Barcelona se intenta reconducir con celeridad.

 

Vía ESPN.

Compartir en: