Categorías
Internacionales Sucesos

La Familia: Macabra secta australiana que le daba drogas a los niños

Anne Hamilton-Byrne era una hermosa y carismática mujer que promovía el yoga y la meditación y que fundó la secta en los años 60. Sus seguidores la veían como la reencarnación de Jesucristo y a los niños que vivían con ella les hacían creer que era su madre.

Compartir en:

Entre 14 y 28 niños estuvieron cautivos en la propiedad rural de «La Familia».

Si uno viera a Ben Shenton ahora, jamás adivinaría su pasado. Lleva más de dos décadas casado, tiene dos hijos y un trabajo estable. Pero tuvo una crianza bastante inusual.

Cuando era bebé, su madre lo entregó a una famosa secta australiana llamada «La Familia», dirigida por Anne Hamilton-Byrne y William, su esposo.

Anne era una hermosa y carismática mujer que promovía el yoga y la meditación y que fundó la secta en los años 60.

Sus seguidores la veían como la reencarnación de Jesucristo y a los niños que vivían con ella les hacían creer que era su madre.

La Familia creía que el mundo se iba a acabar y sus seguidores tendrían que reeducar a los sobrevivientes.

Muchos de los niños, ahora adultos como Shenton, han hablado del trato cruel que recibieron.

Entre 14 y 28 menores vivían en una propiedad rural en las afueras de Melbourne, en el sur de Australia, llamada La Familia.

Las fotos de los cautivos, de los años 70 y 80, son bastante inquietantes. Se les ve vestidos con trajes iguales y todos llevan el mismo corte de pelo.

Muchos de ellos tenían el cabello rubio decolorado y los obligaban a tomar drogas.

Anne Hamilton Byrne, quien murió en junio, en Melbourne, a los 98 años, vivía en el extranjero la mayor parte del tiempo y visitaba ocasionalmente la propiedad de La Familia.

Shenton tuvo poco contacto con gente externa a su «familia», formada por los niños y unos autodenominados «tíos» y «tías».

 

Continúe leyendo esta noticia en  BBC MUNDO

Compartir en:

Una respuesta a “La Familia: Macabra secta australiana que le daba drogas a los niños”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *