El matrimonio apasionado con el estudio del movimiento
El matrimonio apasionado con el estudio del movimiento

La pareja apasionada con el estudio de los movimientos

/
1 minuto de lectura

Si en la oficina hoy te sientas en una silla cómoda, que está a la altura adecuada para tu escritorio y a una distancia razonable de la pantalla, el teclado y el ratón, tal vez debas agradecérselo a la pareja conformada por Frank Gilbreth y Lillian Moller.

Este matrimonio fue una pareja que estudió minuciosamente cómo mejorar nuestra forma de trabajar a través de numerosos y creativos experimentos… a la vez que criaba a una docena de hijos.

Gilbreth y Moller son vistos como pioneros en el estudio de la ergonomía, padres de la ingeniería industrial y autores de importantes aportes a la organización científica del trabajo o taylorismo, como se le llama en honor a Frederick W. Taylor.

El taylorismo marcó una gran diferencia en el ambiente laboral a principios del siglo pasado, ya que permitió maximizar la mano de obra.

En vez de que un solo obrero dedicara varias horas o días a la fabricación de un producto; el taylorismo dividió y repartió sus tareas entre varios trabajadores. Así, el trabajo se hizo más mecánico y requería menos desplazamientos y, por lo tanto, menos tiempo.

¿Y Gilbreth y Moller?

Mientras que Taylor enfocó sus estudios en el tiempo a la hora de buscar la eficiencia, el matrimonio estadounidense se interesó más por investigar los movimientos de los empleados y en cómo reducirlos.

 

Continúe leyendo esta interesante noticia en  BBC MUNDO

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog