Primeros pasos para empezar a revelar con las tabletas gráficas

2 minutos de lectura

Primeros pasos para empezar a revelar con las tabletas gráficas

 

Este verano me he propuesto un objetivo: utilizar al 100% mi tableta gráfica. La tengo instalada, actualizada y nueva. Siempre me ha costado mucho trabajar con ella. Y según muchos maestros del Photoshop es una herramienta básica. Así que vamos a adentrarnos en el mundo de las tabletas gráficas y descubrir sus virtudes y sus problemas.

Empezamos hoy una nueva serie de artículos sobre el mundo de las tabletas gráficas. Vamos a conocer qué son, cuál elegiremos en función de nuestras necesidades y presupuestos y sobre todo cómo configurarlas para sacarles todo el provecho.

Y lo dice un zurdo convencido que usa el ratón con la mano derecha desde tiempo inmemorial. Tengo una Wacom (ya hablaremos de marcas) de la gama sencilla y precio económico. Nunca he probado una Intuos Pro pero he tenido la suerte de probar una Cintiq y una Huion, esas tabletas con pantalla. Aquí las cosas cambian y mucho, pero el precio es imposible para la mayoría de los usuarios.

Así que vamos a centrarnos en este mundo de control en principio más adecuado para la ilustración digital. No es tan sencillo como parece en un principio. Conozco a muchos fotógrafos que tienen, como yo, la tableta aparcada en un rincón del armario. Vamos a empezar.

¿Qué es una tableta gráfica?

Antes de empezar a divagar sobre lo divino y lo humano, conviene aclarar qué es una tableta gráfica. Como hemos señalado al principio es un dispositivo formado por un lápiz óptico y una superficie sensible sobre la que lo deslizamos.

Las tabletas gráficas son periféricos del ordenador que nos permiten controlar las herramientas de los programas que utilicemos y que son sustitutos de los clásicos ratones. Dicen que es fundamental para trabajar con Adobe Photoshop y que si quieres hacer algo bueno en el mundo del retoque fotográfico no eres nadie sin ellas.

TabletaiiiTableta gráfica

Creo que son afirmaciones excesivas. No hay nada que por sí mismo te haga mejorar. Solo aquello a lo que te adaptes será clave en tu forma de revelar, fotografiar o vivir. Sinceramente creo que es más natural que el ratón para trabajar, pero exige un proceso de adaptación que muchos no somos capaces de superar.

El funcionamiento es muy similar al del ratón pero con la particularidad de hacernos sentir que estamos trabajando con un lápiz y un papel. Algo a lo que estamos acostumbrados desde pequeños.

Sinceramente creo que es más natural que el ratón para trabajar, pero exige un proceso de adaptación que muchos no somos capaces de superar.

Para hacer cualquier acción nos moveremos con el lápiz por la superficie de la tableta sin rozarla pero muy cerca de ella. Si la tocamos será igual que dar al botón izquierdo del ratón. Luego tenemos botones en el mismo lápiz o en la tableta que nos permitirán hacer lo mismo que el clic derecho…

Continúa leyendo en Xataka Foto aquí

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog