Prevenir la pérdida de memoria

1. Hacer ejercicio con regularidad

Hacer ejercicio fomenta el desarrollo de neuronas y reduce el riesgo de trastornos asociados a la pérdida de memoria, como la diabetes o las enfermedades cardiovasculares. Pero, ¿qué relación existe entre el ejercicio y el desarrollo neuronal?  A través del ejercicio físico regular, se elimina cortisol (la hormona del estrés) y al ser eliminada, favorece el proceso de neurogénesis, esto es, el nacimiento de nuevas neuronas.

Al realizar ejecicio físico es más fácil manejar el estrés y aliviar la ansiedad y la depresión, lo que contribuye a su vez a mantener un cerebro sano.

También te puede interesar Qué es la Pérdida de Memoria y Cuáles son los Síntomas? o Cómo Recuperar la Memoria y Contrarrestar el Alzheimer

2. Hacer vida social

Las personas que se mantienen en contacto con familiares y amigos tienen menos riesgo de sufrir problemas de memoria que las personas solitarias que no se relacionan con los demás.

La interacción social ayuda a mantener las funciones cerebrales porque suelen implicar ciertos desafíos mentales (acordarse de fechas señaladas o detalles de su vida). Además, como en el caso anterior, la vida social también ayuda a prevenir el estrés y la depresión.

«La memoria es el centinela del cerebro.»

-William Shakespea

3. Cuidar la alimentación

Comer alimentos ricos en antioxidantes ayuda a controlar la “oxidación” las células, también de las del cerebro. Los alimentos ricos en grasas omega 3 son particularmente buenos para el cerebro y la memoria.

Sin embargo, consumir demasiadas calorías puede aumentar el riesgo de desarrollar pérdida de memoria y/o deterioro cognitivo. También hay evitar el consumo excesivo de las grasas saturadas y grasas trans, que contribuyen a aumentar los niveles de colesterol y, por lo tanto, el riesgo de padecer enfermedades cerebrovasculares.

También te puede interesar Los Graves Daños del Azúcar en el Cerebro

4. Controlar el estrés

El cortisol, la hormona del estrés, provoca daños al cerebro con el paso del tiempo y puede provocar problemas de memoria. Pero el estrés en sí mismo puede causar problemas de memoria, por lo que las personas estresadas o con ansiedad es más probable que sufran lapsos de memoria y tengan problemas para aprender y para concentrarse, independientemente de la edad.

Para ello, lo recomendable es realizar ejercicio físico de forma regular, o algún tipo de actividad como yoga, relajación o meditación. De esta forma, se reducirán los niveles de cortisol y nuestro cerebro rendirá a un mejor nivel.

También te puede interesar Aprende a Respirar para Calmar la Ansiedad y el Estrés o El Estrés Oxidativo Acelera el Envejecimiento

5. Dormir lo suficiente

El sueño es necesario para la consolidación de la memoria, así como para el proceso de formación y el almacenamiento de nuevos recuerdos para que puedan ser recuperados posteriormente.

Es más, la falta de sueño reduce el crecimiento de nuevas neuronas en el hipocampo y causa problemas de memoria, de concentración y de toma de decisiones. Incluso puede llevar a la depresión que, como hemos comentado ya, es otro enemigo de la memoria.

También te puede interesar Descubren que dormir mucho durante el día es síntoma de Alzheimer

6. No fumar

Fumar aumenta el riesgo de sufrir trastornos cardiovasculares que pueden causar accidentes cerebrovasculares y constreñir las arterias que suministran oxígeno al cerebro.

Fuente: La Mente es Maravillosa.

Compartir en: