Cómo afecta la radiación cósmica cuando viajamos en avión
Cómo afecta la radiación cósmica cuando viajamos en avión

Cómo afecta la radiación cósmica cuando viajamos en avión

//
1 minuto de lectura

Volar por zonas muy altas de la atmósfera nos expone al espacio y sus fenómenos.

El avión es un medio de transporte rápido y seguro. Cada día hay unos noventa mil vuelos comerciales alrededor del mundo. Pese a que mucha gente tiene miedo a volar, el riesgo de que se produzca un accidente es extremadamente bajo; el profesor Arnold Barnett, del MIT, estima que es de una entre sesenta millones aproximadamente, mucho menor que el riesgo de accidente en coche.

Por lo tanto, no debemos temer cuando tomemos un vuelo. Podemos estar seguros de que no estamos expuestos a ningún tipo de peligro… ¿no?

La verdad es que cada vez que volamos estamos expuestos a una mayor cantidad de rayos cósmicos de lo habitual. ¿Qué son? ¿Son realmente peligrosos para la salud?

Los rayos cósmicos se generan con colisiones de estrellas o agujeros negros y al entrar en la atmósfera generan radiación, la cual es capaz de alterar la estructura de los átomos que componen las células de nuestro cuerpo y poner en riesgo nuestra salud.

Los rayos cósmicos son partículas cargadas de energía, rayos X y rayos gamma que provienen del espacio. Esta radiación procede de todas partes, de hecho, no podemos identificar su origen; pero sí sabemos que la radiación cósmica de alta energía proviene de eventos muy violentos y lejanos del cosmos, como estrellas de neutrones y agujeros negros; pero algunos tipos de radiación cósmica también provienen de nuestra propia galaxia, o de nuestro Sol.

Una alta exposición a radiación ionizante puede dañar nuestras células a distintos niveles y dañar lo más importante que guardamos en su núcleo: el ADN, la molécula que guarda la información genética, y que contienen las instrucciones para que las células de nuestro cuerpo realicen correctamente sus funciones.

Una puntualización: la radiación UV es una forma de radiación que emite el Sol, pero no se considera radiación cósmica, puesto que es no ionizante, es decir, es más baja en nivel de energía. Eso no significa que no pueda dañar nuestro ADN.

 

 

Continúe leyendo esta interesante noticia en  MUY interesante

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog