Maduro dejó colgados a los niños que esperan por un trasplante de médula ósea

1 minuto de lectura

El 9 de abril las organizaciones Prepara Familia y Cecodap, encargadas de velar por los derechos de los niños en Venezuela, informaron sobre la urgencia que tenían 30 pacientes de recibir un trasplante de médula ósea para poder seguir viviendo.

Desde el 6 de mayo de este 2019, el hospital infantil José Manuel de los Ríos estuvo otra vez en boca de todos. La muerte de Giovanni Figuera, paciente de la unidad de hematología del centro de salud, marcó el inicio de una cadena de fallecimientos que dejó una vez más en evidencia la ineficacia del régimen de Maduro para atender la salud pública.

Giovanni, Roberto, Erick y Yeidelberth no alcanzaban a cumplir los 11 años de edad, todos tenían patologías diversas en su sangre que hicieron que sus cuerpos requirieran con urgencia un trasplante de médula ósea, al que nunca tuvieron acceso.

Esta cadena de muertes causó una conmoción que llegó a niveles internacionales. Maduro y su régimen comenzaron a ser señalados como los responsables.

El mandatario ignoró las denuncias de las madres que clamaban que se cancelara la deuda que tiene la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) de su convenio con Italia, para realizar en el país europeo los trasplantes de médula ósea requeridos.

Lo que no pudo ignorar fueron las nueve muertes. Acusó nuevamente al “imperio, las sanciones y el bloqueo” de lo ocurrido con estos niños… Dijo que Pdvsa no había cancelado la deuda de más de 10 millones de euros por el cerco internacional

Maduro también aseguró que ya estaban trabajando en convenios con otros países para llevar a cabo los más de 30 trasplantes de médula ósea. Su primera opción fue Cuba, y durante una rueda de prensa dijo que solo cuatro niños serían llevados a la isla para recibir el trasplante.

“El gobierno de Cuba ha ofrecido y ya se ha coordinado la atención de cuatro niños, de cuatro casos que van para Cuba a ser atendidos y con el favor de Dios a ser sanados, a ser curados”, dijo entonces.

 

 

Vía TalCual.

Recientes de Blog