Compartir en:

El ex asesor de seguridad se encargó de la relación con Venezuela, por lo que se desconoce cuál será la postura de la Casa Blanca tras su despido.


Colombia mantuvo la prudencia ante las maniobras militares que comenzó Venezuela en la frontera y la incógnita acerca de la política exterior de Estados Unidos. Esto, tras el despido que hizo Donald Trump de su asesor de Seguridad Nacional, John Bolton.

Frente al despliegue militar ordenado por Nicolás Maduro, Cúcuta, que alberga el principal paso fronterizo entre los dos países, permaneció en calma.

La calma se reprodujo en Ureña y San Antonio, ambas en el estado Táchira. En ninguna se vio alterada su cotidianidad, pudo constatar Efe.

El comercio en Cúcuta permaneció activo como cualquier día, pese al incremento de la tensión verbal y de los ataques del líder del oficialismo.

Colombia llamó a la calma

La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez respondió a Maduro y afirmó que su país no caerá en la provocación que, considera, hace este.

La funcionaria colombiana pidió a sus conciudadanos tener la serenidad del caso. También dijo que Colombia tiene una fuerza pública suficientemente equipada y capaz de atender amenazas.

El llamado de Ramírez tuvo eco absoluto en la población colombiana, que mantuvo su serenidad casi indiferente, incluso en las regiones de frontera.

Maduro declaró la semana pasada una alerta naranja en los 2.219 kilómetros de frontera que Venezuela comparte con Colombia y ordenó realizar maniobras castrenses. Asimismo, pidió desplegar misiles en esa franja hasta el próximo 28 de septiembre…

 

 

 

Continuar leyendo Vía EL NACIONAL.

Compartir en: