Biofluorescencia: la causante del brillo de los tiburones en la profundidad
Biofluorescencia: la causante del brillo de los tiburones en la profundidad

Biofluorescencia: la causante del brillo de los tiburones en la profundidad

/
1 minuto de lectura

Las moléculas responsables del brillo de estos tiburones ayudarían a combatir infecciones microbianas.

Unas moléculas únicas en su organismo, permiten a algunas especies de tiburón emitir un brillo verde en las profundidades marinas, este fenómeno recibe el nombre de biofluorescencia.

Parece una mala estrategia para pasar desapercibido a un gran depredador, pero la biofluorescencia es solo visible entre ellos.

Ahora, un estudio científico ha revelado que ciertos metabolitos son la causa del resplandor verde. Una particularidad que ayuda a este pez a identificarse entre sí y a luchar contra infecciones a nivel microbiano.

“Estudiar la biofluorescencia en el océano es como una novela de misterio en constante evolución, con nuevas pistas a medida que avanzamos en la investigación”, dice David Gruber, autor del estudio y profesor de la Universidad de la Ciudad de Nueva York.

El estudio se centró en dos especies de tiburones, el tiburón gato y el alitán mallero, que Gruber estudió en expediciones de buceo en Scripps Canyon (costa de San Diego – EE.UU).

Estos tiburones viven a más de 30 metros de profundidad, miden cerca de un metro de largo y tienen un carácter más tímido que el de las especies más conocidas como el tiburón blanco o tigre.

Gruber y su colega Jason Crawford de la Universidad de Yale notaron que la piel de estos tiburones tenía dos tonos, claro y oscuro.

Estudiaron su piel químicamente y descubrieron una molécula que solo estaba presente en las porciones de tonalidad clara que es capaz de absorber luz azul y emitirla de color verde.

“La parte emocionante de este estudio es la descripción de una forma completamente nueva de biofluorescencia marina de los tiburones, una que se basa en metabolitos de molécula pequeña de triptófano-kinurenina bromados”, explica Gruber.

Continúe leyendo este interesante estudio y no deje de ver el video en  LA VANGUARDIA

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog