Durante la Guerra Fría la CIA entrenaba animales para espiar a los rusos
Durante la Guerra Fría la CIA entrenaba animales para espiar a los rusos

Durante la Guerra Fría, la CIA entrenaba animales para espiar a los rusos

1 minuto de lectura

La CIA publicó decenas de documentos sobre programas de entrenamiento para animales a los que pretendió emplear como espías.

A comienzos de 1974, Do Da era el primero de su clase de espionaje y en camino a convertirse en agente de alto vuelo: tenía un mejor desempeño cuando estaba bajo presión, podía cargar más peso que los demás y escapar de quienes lo atacaran.

Pero cuando lo sometieron al examen más difícil de su entrenamiento, desapareció después de que lo vencieron dos ejemplares de su misma especie: cuervos.

El pájaro fue por mucho tiempo la figura central de un programa de animales espías que la CIA utilizó durante la Guerra Fría en su lucha contra la Unión Soviética.

La CIA analizó la manera de utilizar gatos como escuchas itinerantes (“vehículos de vigilancia de audio”) y colocar implantes eléctricos en el cerebro de perros para ver si se podían controlar a distancia. Pero ninguno de esos programas llegó demasiado lejos.

Más envergadura tomaron los experimentos con delfines, entrenados para convertirlos en potenciales saboteadores y espiar a los submarinos nucleares soviéticos, acaso la mayor amenaza para el poderío estadounidense a mediados de los años 60.

Los proyectos Oxygas y Chirilogy apuntaron a determinar si los delfines podían ser entrenados para reemplazar a los buzos y colocar explosivos en barcos amarrados o en movimiento o escabullirse en los puertos soviéticos con el fin de depositar balizas acústicas o instrumentos de detección de misiles.

 

 

Siga leyendo esta interesante historia en  NATIONAL GEOGRAPHIC en español

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog