Categorías
Cultura Opinión

Opinión: Xenofobia, crisis, socialismo… qué estamos haciendo mal?

La vida de los venezolanos dentro y fuera de Venezuela se parece, cada vez más, a un juego de supervivencia: qué estamos haciendo mal?

Compartir en:

La vida de los venezolanos dentro y fuera de Venezuela se parece, cada vez más, a un juego de supervivencia: qué estamos haciendo mal?

Escribir acerca de la  xenofobia hacia tus compatriotas no es una tarea fácil. Se te arrugan las palabras, la garganta y el corazón. El odio hacia lo foráneo es un sentimiento que casi todos hemos tenido en algún momento. La educación es lo único que puede curar esa enfermedad. 

Cuando hablo de educación no me refiero a la acumulación de conocimientos. La cultura no necesariamente viene trasladada en libros. La ignorancia tampoco es un concepto con el que podamos ir etiquetando a la gente según su grado de educación.

Odio hacia los extranjeros: Xenófobos

El odio hacia los extranjeros está más vinculado al miedo a lo desconocido: temor a alguien que crees que tiene algo que tú no posees o; recelo a quien pueda arrebatarte algo que consideras es tuyo. Como puedes ver, gran parte de la xenofobia surge de la imaginación, de un juicio preestablecido en la mente del xenófobo.

El sentimiento puede ser detonado por las razones más superfluas como la fisionomía, color de la piel, empatía, posesiones materiales hasta lo más profundo como educación, forma de hablar, cultura, olores etc

Ser venezolano es una vaina arrecha! Somos encantadores y pesados a la vez. Al perecer, no tenemos términos medios. O le caemos buenísimo a la gente o nos detestan a muerte. Tenemos la virtud de la inteligencia, la creatividad, la versatilidad -eufemismo de todero- y el humor. Aunque también: Exagerados, extremadamente positivos, “echones”, «tracaleros» y «vivos». 

Xenofobia conveniente

No hay ninguna forma de justificar el chovinismo, pero lo cierto es que tener las mujeres más bellas, las playas más hermosas, ser los más vivos, los reyes del arroz con pollo, contar los mejores chistes y chalequear a todo el mundo no está dando en la madre. 

No queda duda que a dónde llegamos causamos revuelo, llamamos la atención, pero andamos con el autoestima vuelta «ñoña» porque al final no sabemos qué es lo que, realmente, significa ser chévere. 

Por otro lado, sembrar la semilla del odio es un acto políticamente conveniente. Si los venezolanos son los culpables de la delincuencia, de la prostitución, de la mala cosecha, del sarampión, del desempleo, de la mala economía, de  los eclipses de sol en sagitario y de mercurio retrógrado… imagínate!, el gobierno de turno no puede hacer nada sino “echarse” las bolas al hombro y esperar que sus ciudadanos -peruanos, panameños, chilenos, ecuatorianos y colombianos- maten a los «venecos»  a trompadas porque somos los culpables de la mala gestión. 

-Es o no es así? 

Mejor dicho: /ej/ o /noejasí/-

Sin embargo,  la estrategia de “echarle” la culpa al otro se extiende hacia toda política y filosofía de vida. Sí, entregarle la culpa a otro siempre funciona para excusarse, eximirnos de la  responsabilidad en las acciones: la solución queda en las manos del otro. 

La palabra crisis significa de un modo general:

Cambio profundo y de consecuencias importantes en un proceso o una situación, o en la manera en que estos son apreciados.  

El concepto de crisis para la RAE se amplia hacia lo político, lo social, lo económico… todos los significados tiene su significantes en Venezuela. Pero como el diccionario lo dice lo dice: es un cambio profundo. 

Vale la pena abrir la mirada y ver el cuadro completo. La crisis no vino sola, y como dije antes: lanzar a vociferar que todo es culpa de Maduro, Guaidó, Trump o los extraterrestres no creo que ayude a que la transformación suceda.

También te puede interesar Xenofobia, el principal reto de las escuelas colombianas tras el éxodo venezolano

Se hace urgente un cambio de paradigma, un cambio de pensamiento y de perspectiva. Porque tenemos xenofobia para los que decidieron emigrar, socialismo «malandro» para los que nos quedamos en venezuela, el método “SIN”: sin agua, sin luz, sin ceros en la cuenta. Es decir,  no sólo parió la abuela, sino que… hasta a la bisabuela le hicieron inseminación artificial y parió con el cuarto lleno de agua en esta vaina!

La urgencia es de cultura… entender qué estamos haciendo mal. Yo no tengo todas las respuestas, pero estoy segura de que cada uno tiene que revisar su pedacito de carroña y empezar a limpiarse, lavarse, enjuagarse y curarse individualmente… solo así sanará el colectivo.

  • Qué estaremos haciendo mal? Coméntanos!

A continuación el documental completo de National Geographic Latinoamérica titulado Éxodo Venezolano

Compartir en:

Una respuesta a “Opinión: Xenofobia, crisis, socialismo… qué estamos haciendo mal?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *