Compartir en:

Crisis en Ecuador. La OEA condenó «enérgicamente» los «actos de violencia» en Quito y pidió a los actores políticos y sociales que «resuelvan sus diferencias por la vía pacífica y con el máximo respeto al estado de Derecho democrático».


La ola de manifestaciones que enfrenta el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, le han obligado a decretar un toque de queda en «zonas estratégicas» del país, que tendrá vigencia entre las 8:00 pm y las 5:00 am, según establece el Decreto Ejecutivo 888.

Las zonas estratégicas determinadas por el documento abarcan todas las áreas cercanas a edificaciones e instalaciones estratégicas del país, lo que incluye las sedes de los poderes del Estado y otras instituciones públicas definidas por el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, según las necesidades establecidas por el Ministerio e Gobierno y la Policía Nacional para «mantener el orden público interno». Tendrá vigencia mientras dure el estado de excepción ordenado por Moreno el 3 de octubre, que se extenderá hasta el próximo 3 de noviembre, por decisión de la Corte Constitucional.

Quedan exentos de cumplir con este decreto las personas y funcionarios que deban prestar un servicio público o de otra índole, como oficiales de la Policía Nacional y Fuerzas Armadas, periodistas acreditados, personal de misiones diplomáticas con acreditación en Ecuador, además del personal médico, sanitario o de socorro. De igual forma, el transporte público administrado por el Estado y servicios de emergencia.

Preocupación de la OEA

La Organización de Estados Americanos (OEA) expresó este martes su preocupación por la crisis en Ecuador, instando a las partes a emprender un diálogo para «resolver sus diferencias por la vía pacífica» y advirtiendo en contra de «cualquier forma de interrupción» del gobierno de Lenín Moreno, refiere Europa Press.

«La Secretaría General de la OEA hace un llamado al diálogo para que los actores políticos y sociales resuelvan sus diferencias por la vía pacífica y con el máximo respeto al estado de Derecho democrático», dijo la oficina de Luis Almagro en un comunicado.

El bloque hemisférico recordó que «la libertad de expresión y de protesta pacífica son derechos fundamentales protegidos por la normativa interamericana» que el Gobierno ecuatoriano tiene el «deber» de garantizar.

Sin embargo, consideró «injustificable» que «algunos actores los conviertan en un derecho a la violencia, al saqueo y al vandalismo». En este sentido, condenó «enérgicamente» los «actos de violencia» en Quito, mencionando en concreto el secuestro de policías y militares, los ataques a ambulancias y los saqueos.

La OEA rechazó de forma específica «cualquier forma de interrupción» del gobierno de Moreno, anticipándose a un eventual golpe de Estado. «La Secretaría General considera fundamental que todas las partes respeten el término constitucional por el que fue electo el presidente», subrayó.

El Sistema de Naciones Unidas en Ecuador ya expresó este lunes «su preocupación por la escalada de violencia» en el país, instando igualmente «a todos los actores a mantener la calma y buscar consensos a través de un diálogo inclusivo y efectivo que permita continuar construyendo una cultura de paz en Ecuador».

Además, la ONU manifestó «su disposición a acompañar a los actores en la búsqueda de acuerdos que favorezcan a la sociedad en su conjunto». Este martes, el Gobierno ha pedido dicho acompañamiento para favorecer «el retorno a la paz social y entendimientos dentro del país».

“Locura” señalamientos de Moreno

Más temprano, el expresidente de Ecuador Rafael Correa salió al cruce de las acusaciones de su sucesor, Lenín Moreno, al negar que esté detrás de una “conspiración” para tumbar al actual gobierno, destaca Europa Press.

Dicen que somos golpistas, que queremos desestabilizar al Gobierno. Los golpistas han sido ellos, que han roto la Constitución cuantas veces les ha dado la gana”, dijo en una entrevista concedida a la cadena rusa RT desde Bélgica. . .


 

 

 

Continuar leyendo Vía TAL CUAL.

Compartir en: