El "Hecho en Venezuela" desaparece de las zapaterías
El "Hecho en Venezuela" desaparece de las zapaterías

El «Hecho en Venezuela» desaparece de las zapaterías

2 minutos de lectura

A finales de 2018 solo 20% de los productos que vendían las zapaterías era traído del exterior. Esa proporción ha duplicado en 2019 y se espera que al cierre de este año la oferta de zapatos importados en el mercado llegue a 80%, según la Cámara Venezolana del Calzado y Componentes (Cavecal).

Desde la década de los 70, la industria nacional del calzado se mantuvo a la vanguardia de la innovación y la tecnología. Abastecía 90% del mercado interno y se exportaba hasta 15% de la gran variedad de modelos de zapatos que se fabricaba en el país, incluso de marcas internacionales. Pero ese progreso se detuvo con la llegada de Hugo Chávez, cuyo gobierno, lejos de lo que pregonaba, favoreció la importación en detrimento de la producción nacional. Hoy, veinte años después, esa floreciente industria del calzado a duras penas opera a 10% de su capacidad instalada; y prevé que lo elaborado este año represente solo 25% de lo que manufacturaba en los años90, su época dorada.

Para el sector no ha sido fácil mantenerse en pie por la hiperinflación -2.674% entre enero y agosto de 2019-, la falta de financiamiento y de divisas, la precariedad de los servicios públicos, la caída de la demanda, los incrementos de impuestos y más recientemente la creciente competencia con zapatos importados, vendidos a precios mucho menor a los nacionales por no pagar aranceles.

De hecho, la oferta de calzado fabricado en el exterior en las zapaterías es cada vez mayor desde que en julio de 2018 el gobierno de Nicolás Maduro exoneró el pago de impuestos a varios productos importados, entre ellos los zapatos. En un principio la medida tenía vigencia hasta el 31 de diciembre de 2018, pero luego fue prorrogada hasta finales de 2019, según decreto publicado en la Gaceta Oficial Extraordinaria 6.423.

A finales de 2018 solo 20% de los productos que vendían las zapaterías era traído del exterior. Ese porcentaje ha aumentado significativamente a lo largo de 2019 -hoy se sitúa en 40%- y se espera que al cierre de este año llegue a 80%, según la Cámara Venezolana del Calzado y Componentes (Cavecal), lo que significa que en diciembre solo dos de cada diez pares tendrán la etiqueta «Hecho en Venezuela».

Aun cuando el incremento de lo importado representa un problema para la industria -que ha perdido 40% del mercado hasta agosto-, no es menos cierto que abastece de modelos que el sector manufacturero ha dejado de fabricar. “En principio no nos quejamos de las importaciones, son sanas porque de alguna u otra manera llega mercancía nueva, productos de moda, coloridos”, aseguró Luigi Pisella, presidente de Cavecal.

Pisella insiste en que no se critica la importación pero sí que entren sin aranceles, mientras que a la industria se le obligue a pagar cada vez más impuestos. “El gobierno pretende que ayudemos con más impuestos, eso no es igualitario. No me puedes poner a competir en condiciones de desigualdad. Nosotros no estamos pidiendo no pagar impuestos, lo que estamos pidiendo es que ellos también paguen”.

“En diciembre ocupamos el 80% del mercado, hoy está más bajo, 40% está ocupando producto nacional en septiembre. La importación ha subido muchísimo. Estimamos que para el cierre del año estemos a un 20% de la oferta con producto nacional”, dijo.

 

Vía TalCual.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog