Cae el peso ante posible triunfo del kirchnerismo

/
3 minutos de lectura

Los argentinos acudirán a las urnas el domingo para elegir presidente y vicepresidente, así como para renovar parcialmente el Congreso.

Cuando los argentinos tienen miedo, se vuelcan al dólar. Una frase hecha, que se actualiza ante cualquier turbulencia que haga temer otra crisis.

Argentina elige este domingo nuevo presidente, en una elección que, si todo va como se espera, abrirá las puertas de la Casa Rosada al candidato peronista del kirchnerismo, Alberto Fernández.

La memoria de controles cambiarios y más injerencia estatal en la economía ha espantado a los grandes inversores y también a los pequeños ahorristas, que se desprenden de sus pesos para refugiarse en el dólar.Aquellos que aún confían en las posibilidades de Mauricio Macri tampoco tienen mucho para festejar.

Si la moneda nacional se mantiene a raya ha sido gracias a las ventas diarias del Banco Central en el mercado de divisas y a una política que limita las compras. La depreciación del peso frente al dólar ha sido meteórica desde la derrota del oficialismo en las primarias del 11 de agosto. Aquella elección, una especie de sondeo sin margen de error, encontró al presidente 16 puntos por debajo de Fernández. El lunes que siguió al domingo electoral, el dólar saltó de 46 pesos a 55 pesos. El Gobierno limitó entonces las compras de particulares hasta los 10.000 dólares mensuales, pero no pudo detener la sangría diaria de reservas internacionales. Desde las elecciones, el Banco Central perdió 22.800 millones de dólares, que fueron a parar a manos de los ahorristas.

La semana previa a las elecciones fue aún más catastrófica. La cotización del dólar en los bancos públicos saltó de 60,5 pesos a 65 pesos por unidad entre el lunes y el viernes. En las casas de cambio del microcentro, adonde acuden aquellos que necesitan saltarse los controles oficiales, las pizarras marcaron hasta 75 pesos por dólar.

El Banco Central recibió el golpe y perdió 3.942 millones de dólares de reservas en cinco días.

Sólo el viernes, la entidad monetaria se desprendió de 1.755 millones para satisfacer la demanda de dólares y abastecer de divisas a los bancos, que esperan el lunes una ola de clientes dispuestos a retirar sus depósitos en divisa.

“El que puede acceder al dólar oficial intenta hacerlo cuanto antes, para anticiparse a nuevas restricciones cambiarias. Esto se combina con mucha gente que saca sus dólares del sistema bancario ante el temor a algún manotazo del Estado”, dice el encargado de un fondo que administra ahorros de inversores extranjeros.

El mercado da por hecho que el lunes será más difícil disponer de dólares y se adelanta. Si gana Fernández, temen que se reduzca el límite de compras, que hoy está en 10.000 dólares, a entre 1.000 y 2.000 dólares mensuales por persona física.

Si Macri logra forzar la segunda vuelta, suponen que las restricciones se mantendrán como están al menos hasta el día de la nueva elección, el 24 de noviembre. Prefieren, al menos por ahora, pagar el precio de una sangría lenta pero persistente de las reservas internacionales netas, hoy en 43.500 millones de dólares. “Pero cuando más tarde el Gobierno en cerrar el mercado cambiario, peor será el torniquete que aplicará”, advierte el operador.

Período de reflexión

Los argentinos comienzan este viernes el período de reflexión para las elecciones el próximo domingo para definir quién ocupará la Casa Rosada desde el 10 de diciembre y por un mandato de cuatro años, destaca AFP.

La veda electoral rige desde las 8.00 am (hora local) del viernes y comprende la prohibición de realizar actos proselitistas y difundir avisos de campaña por los medios masivos de comunicación.

Los argentinos votan

A ello se suma, ya desde el sábado pasado, la prohibición de publicar y difundir encuestas de intención de votos por los medios.

La ley electoral no contempla las redes sociales, sin embargo desde la Cámara Electoral han indicado que aunque son válidos los mensajes privados por servicios de mensajería instantánea o a través de perfiles cerrados en los que se exprese por quién se votará, está prohibida la publicidad formal en esos canales orientada a la captación del voto, como en los demás medios de comunicación.

Por otra parte, la ley electoral argentina veda durante el acto electoral la venta de bebidas alcohólicas y la realización de espectáculos públicos al aire libre o en recintos cerrados y los eventos teatrales y deportivos.

 

Vía TalCual.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog