Antes de hacer trazos con tus manos, primero se dibuja con los ojos

Estamos convencidos de que lo primordial que necesitamos para hacer lettering son nuestras manos, pero hay un primer paso antes de tomar lápiz y papel.

¿Se te ocurre cuál es el primer paso al momento de hacer lettering?  

¡Observar!

Dibujar parte de la observación del mundo, todos los buenos dibujantes son excelentes observadores.

Hace un tiempo  tuve una conversación con un pintor al que admiro mucho (@artizavzla) y que tengo el honor de conocer. Le dije: “Dios bendiga tus manos” y él me respondió “Dios bendiga mis ojos, ellos son los que me permiten ver todo lo que quiero ilustrar”. 

Su postura me hizo caer en cuenta del poder de la observación para los artistas, detenernos a contemplar el mundo, admirar todo lo que tenemos alrededor con tantas posibilidades de ser arte y el poder que eso nos otorga para recrear desde nuestra percepción de la vida.

En el caso del lettering artist el enfoque está en admirar cada una de las letras como piezas únicas de arte, estudiar su anatomía, sus partes y convertir su esencia en un medio expresivo gracias a las distinciones que nos ofrece su forma, textura, tamaño, líneas, sombras, colores y dimensiones, porque así como el lettering comienza por los ojos, también termina ahí, en los ojos del otro. 

Dibujar letras es un arte hermoso y práctico,  si te detienes más a observar el mundo te abrirá posibilidades infinitas a la hora de crear.

El lettering rompe reglas y a la vez sigue sus propios paradigmas que nos permiten flexibilidad en medio de mucha técnica.

Si no sabes qué es el lettering y mientras leíste esto te sentiste un poco extraviado, te invito a leer Lettering: hacer magia con letras donde te explico los conceptos básicos de este arte. 

Y si quieres saber más del arte de dibujar letras, visita artTucci y sígueme en Instagran @arttucci para llenar tu feed de letras y magia.

Compartir en: