Las gemas y piedras semi-preciosas son básicamente instrumentos ofrecidos por nuestra «Madre Tierra», tras haberse formado en sus entrañas en el transcurso de millones de años.

Almacenan así, una gran cantidad de energía telúrica, iónica y cósmica, para propiciar a su portador grandes efectos benéficos en su vida cotidiana.

La composición química-mineral del cuerpo humano es similar a la de las piedras. Como tal, redundan en nuestro equilibrio físico y mental, al mantener esa correspondencia magnética y molecular con nosotros.

Nuestras gemas tienen la propiedad de almacenar, enfocar, amplificar y transferir energía; de adornar y hasta ayudar a cada persona al conocimiento de sí misma. Son entes energéticos al igual que nosotros, por lo que es menester emplearlas de acuerdo a la correspondencia electromagnética de cada individuo.

Como aliadas benéficas, trabajan en silencio albergando y canalizando fuentes de energía desconocidas para nosotros, pero de las que el hombre del mañana exprimirá con mayor provecho.

Hoy en día, no sólo se utilizan en joyería, sino que por sus propiedades eléctricas particulares, son indispensables como componentes de electrónica: computadoras, relojes, tecnología espacial e instrumentos de precisión, entre otros.

Además, su provecho virtual se desprende como legado natural de salud y poder ya que contienen y emiten energía que nos ayuda armonizando nuestros pensamientos, emociones y conciencia con las energías del universo.

Mantenimiento y limpieza de las piedras semi-preciosas ( Tres métodos)

Sus piedras, ya no sólo estéticas sino funcionales, deben limpiarse antes de usarse por primera vez y hacerles cierto mantenimiento cuando a usted le parezca necesario.

Familiarícese con esa maravilla natural que es su gema.

Primer Método: Se coloca el cristal bajo el chorro de agua, y sosteniéndolo con ambas manos, lo visualizamos bañado en luz dorada. Concéntrese y respire profundamente, luego exhale profundamente… Imagínese que su ser ingresa dentro de la piedra para acobijarle y protegerle. Luego prográmelo.

Segundo Método: Deje correr el agua del grifo sobre su cristal por varios segundos. Luego, con un jabón suave y neutro, límpielo de impurezas. Aclare con agua y exponga al Sol y Luna (se recomienda 24 horas). Tómelo y déjelo cerca del humo del incienso de su preferencia. A su vez, genere pensamientos creativos y elevados, compenétrese con su gema, creando en ambos cierta interacción o resonancia… Luego prográmelo.

Tercer Método: Se deja remojando en agua con sal marina por 24 horas. Se le cambia el agua y se le colocan unas gotas de miel de abejas, se deja secar al Sol. Al tomarlo de vuelta, se le da la bienvenida al hogar, y se programa.

Acotación: Se recomienda enterrar los cristales de cuarzo de tres a siete días (en arena preferiblemente) cuando han perdido su esplendor o porque necesiten recargarse. Más si por el contrario, su piedra se ha roto, entiérrela para siempre, sepultando así lo que generó en mal su ruptura.

 Métodos para la escogencia de la piedra más adecuada para usted

  1. De acuerdo a su función esotérica y terapéutica; descrita en cada piedra.
  2. Por el magnetismo o atracción que usted genere con alguna en particular de acuerdo a su gusto; la intuición es la clave que le conlleva a la elección más certera a su necesidad.
  3. Por la correspondencia astral con su signo zodiacal.

Programe su gema y haga de ella su mejor aliado. Métodos de Programación

  1. Coloque la piedra dentro de una pirámide a escala orientada al Norte por espacio de 48 horas, incubando en ese término sus pensamientos (Tres proyectos o deseos) escritos en papel colocados bajo la gema en cuestión. El poder de la pirámide tiene efectos sorprendentes.
  2. Siéntase relajado, tome respiración pausada y concéntrese en su piedra. Diríjase a su interior transmitiéndole sus deseos con amor. Manténgase en convicción positiva y verá cambiar lo imposible a posible.
  3. Relájese mientras va frotando suavemente su piedra. Quiérala, colóquela sobre el Chakra Anajata (garganta) y comience a visualizar las imágenes que desee en su vida. Luego exclama lo siguiente: «Eres mi gema para… cumple con la función para la que te programé en armonía para con Dios y los que me rodean… Amén» Durante siete días.

 

Para Saber más

No se pierda este interesante Video explicativo

Compartir en: