El sorprendente anuncio se hizo en Instagram en marzo y provocó una reacción descomunal por tratarse de uno de los grandes jugadores de los últimos tiempos.

El ala cerrada de los New England Patriots, Rob Gronkowski, se retiraba, un movimiento que había sido insinuado, esperado y aún así, fue impactante.

Sin embargo, las consecuencias fueron interesantes. Cuando Gronk estaba en su casillero dentro del Estadio Gillette q retirando sus pertenencias personales por última vez, las cosas estaban mucho más tranquilas.

El propietario Robert Kraft se acercó a él para despedirse. Según las fuentes, Kraft entregó un mensaje claro y conciso que resonaría durante meses.

Kraft le dijo a Gronkowski que quiere que regrese para noviembre, diciembre y juegue los playoffs. Si eso sucediera, el equipo no solo le daría la bienvenida, sino que mantendría la esperanza de que suceda.

Se está acabando el tiempo para que Gronk regrese. Según las reglas, el último día para que Gronkowski y el equipo acuerden otorgarle un regreso oficial a la lista sería el sábado 30 de noviembre, el día antes del juego de la Semana 13 del equipo.

Debido a que está en la lista de reserva / retirada, si no se retira para entonces, no es elegible para jugar. Gronkowski aún no ha presentado sus documentos de jubilación, pero eso a menudo se considera una formalidad y no se requiere que permanezca retirado.

Una persona que se comunicó recientemente con Gronkowski dijo que no mostró signos de volver a jugar.

En comentarios públicos desde agosto, Gronkowski se ha mantenido constante de que la puerta está abierta para un regreso, aunque su cuerpo tendría que sentirse bien para hacerlo. También ha perdido algo de peso y necesitaría aumentar gradualmente su peso de juego. Dijo que el proceso tomaría aproximadamente un mes.

 

Vía FOX.

Compartir en: