Negocio del pernil

Negocio del pernil en Venezuela es investigado en Portugal

1 minuto de lectura

Negocio del pernil es investigado en Portugal por una supuesta transacción entre una empresa del país europeo, y el régimen venezolano liderado por Nicolás Maduro. La Policía Judicial y la Autoridad Tributaria están investigando los negocios de una empresa portuguesa con Venezuela.

Bajo esta sospecha en esta Operación Navidad hay varios contratos, firmados entre 2013 y 2016, entre una empresa estatal venezolana y una empresa perteneciente a un grupo empresarial portugués, por valor de decenas de millones de euros, en relación con la venta de varias toneladas de carne, anuncia el Policía Judicial en un comunicado.

Los miembros de la Unidad Nacional Anticorrupción de la Dirección de Fraude y Servicios de Investigación de Acción Especial de PJ y Autoridad Tributaria llevaron a cabo 10 búsquedas domiciliarias por las sospechas de delitos calificados del negocio de fraude fiscal y lavado de dinero.

«Hay fuertes sospechas de que los altos ingresos de este acuerdo no han sido gravados en su totalidad, y que los acusados ​​han recibido grandes comisiones a través de compañías offshore, perjudicando al estado portugués por millones», dijo PJ.

Hay cinco acusados, incluidas tres personas jurídicas y dos naturales.

El acuerdo fue de 60 millones y perjudicó al estado portugués por siete millones de Impuestos Sobre la Renta no pagados. El esquema involucraba el uso de compañías offshore que emitían facturas falsas y pagaban comisiones ilegales. Uno de los administradores fue detenido formalmente porque tenía en su poder una pistola de 9 mm convertida en ametralladora. El nombre de la empresa de carne es Iguarivarius.

Además del delito de posesión ilegal de armas, los implicados ​​están acusados ​​de evasión de impuestos y lavado de dinero.

Los negocios con Caracas comenzaron en 2010 con Hugo Chávez y continuaron con Nicolás Maduro. Hace dos años, Maduro acusó a algunas empresas portuguesas de «sabotear» el suministro del típico plato navideño venezolano. En ese momento, las empresas portuguesas reaccionaron asegurando que Caracas debía 40 millones de euros del pago de 2016.

Uno de ellos incluso escribió una declaración sobre el tema, negando estar al tanto «de cualquier acto de sabotaje por parte de Portugal en relación con el suministro de pierna de cerdo a Venezuela». Agregó que fue Venezuela la que no cumplió «puntualmente» con sus obligaciones de pago por los suministros realizados en 2016.

Redacción Curadas.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog