Para qué Pogba si ya está Valverde

1 minuto de lectura

¿Necesita el Real Madrid fichar a Paul Pogba teniendo ya a Fede Valverde? ¿Es lógico gastarse los 120-150 millones que va a pedir por él en verano (o en enero) el Manchester United para taponarle la progresión al futbolista cuya explosión está directamente relacionada con la mejoría colectiva de los blancos? La cuestión tiene vigencia a la vista del excelente momento del uruguayo, que se ha hecho imprescindible en el once de Zidane.

Pero conociendo que el Madrid sigue adoleciendo de escasez de centrocampistas, que el técnico es hombre de ideas fijas y que su primera idea el verano pasado era Pogba, más de uno en el club blanco se teme que Zidane insista en traerse a su compatriota para que haga lo que ya está haciendo, y muy bien, Valverde.

Con el agravante además de que Pogba es un futbolista con tantas condiciones como poca fiabilidad, y precisamente esa, la solidez, es una de las cualidades que más está luciendo el uruguayo en los 37 partidos que lleva jugados con el Madrid.

Aunque no nos engañemos, a sus 21 años Valverde no tiene ni la experiencia, ni la fama, ni el marketing ni los millones de admiradores en redes sociales de Pogba. De hecho por su timidez habita en las antípodas del francés, una ‘celebrity’.

Y eso también cuenta, por desgracia a veces más que lo estrictamente relativo al juego.

Porque si hablamos de lo que ocurre sobre el césped, hay unanimidad:  ‘El Pajarito’ está aportando ese dinamismo en el juego del centro del campo que tanto buscaba Zidane en Pogba y la dirección deportiva en Van de Beek.

Sin embargo, ese descomunal despliegue físico y esa poderosa zancada que tanta incidencia ha tenido en la mejoría blanca no debe ocultar el fútbol que atesora el centrocampista uruguayo, que es mucho.

En contra de lo que algunos proclaman, Fede no es un futbolista eminentemente defensivo: toca de primeras, mezcla el juego en corto y en largo, tiene buen disparo, es preciso con el balón y es hiperactivo gracias a su mezcla de agilidad, potencia y elasticidad. Que su aparición en el once haya coincidido con la desaparición de la fragilidad en la zona ancha no es casualidad.

 

Vía MARCA

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog