Con 100 kilos de basura en su estómago una ballena murió en una playa de Escocia,  un caso que no se escapa del daño que sufren estos animales en los océanos.

Según los especialistas, la basura pudo provocar que perdiera su movilidad y quedara encallada.

La organización Scottish Marine Animal Strandings Scheme (SMASS), explicó en un comunicado que la ballena llevaba muerta 48 horas.

Al realizarle la necropsia, se encontraron en su interior desde plásticos, vasos, bolsas, guantes, tubos y hasta redes de pescas y cuerdas.

Los expertos no están seguros de que los desechos fuesen la causa de la muerte, porque algunos llevaban bastante tiempo en su interior.

«El animal no estaba en condiciones particularmente malas no se pudo encontrar evidencia de que esto haya impactado u obstruido los intestinos», agregan los expertos.

Sin embargo, la organización advirtió que la cantidad de plástico encontrado es «horrible».

«Una vez más» para demostrar «el peligro que la basura marina y las redes de pesca perdidas o desechadas pueden causar en la vida marina».

Un problema global

Este es un ejemplo de un problema global causado por «una gran cantidad de actividades humanas».

La organización comunicó que la ballena que murió, pesaba unas 20 toneladas, se encontraba rodeada por «un frágil ecosistema de dunas», por lo que no hubo opción de remolcarla hasta el mar y se enterró en ese mismo lugar.

«Estuve allí el jueves con los guardacostas cuando la pobre y hermosa criatura falleció (…) qué pena ver una criatura tan bella sucumbir de esta manera», lamentó en Facebook el fotógrafo Melvin Nicholson, quien relató en un extenso mensaje cómo divisó al animal todavía vivo.

La publicación en las redes sociales de SMASS, con fotos de la ballena, ha sido compartida casi por 9.000 personas y son cientos los comentarios en los que se denuncia lo ocurrido.

Es el animal con dientes más grande que existe; los machos pueden crecer hasta 20,5 metros de largo y llegar a pesar más de 50 toneladas.

La cabeza mide un tercio de la longitud total del animal y poseen el cerebro más grande entre los animales existentes.

La especie se alimenta de calamares y peces, sumergiéndose en su búsqueda a profundidades de hasta tres kilómetros, convirtiéndose en el mamífero marino que se zambulle a mayor profundidad. Fuente: Facebook/Wikipedia.

Compartir en: