¡Empieza a cambiar tus hábitos: tu tienes el secreto de la eterna juventud! 

Cada vez  son más estudio científicos que confirman que la fuente de la eterna juventud, se encuentra en llevar un vida: sana y natural… pero ¿Qué hábitos debes cambiar para acceder a ella?

Para quienes viven en la ciudad, es cada vez más complejo llevar un estilo de vida conectado con lo que pasa en el ecosistema exterior, lo que afecta los ciclos naturales y también la posibilidad de extraerse del día a día para aprovechar el aire libre. Lo aconsejable es tener un equilibrio entre el ritmo agitado de la ciudad y lo artificial. Es decir, hay un fuente de eterna juventud muy cerca de ti… ¡búscala!

Mira también el video ¡Existe la fuente de la eterna juventud!

La eterna juventud empieza por cambiar tus hábitos

Para poder realizarlos es necesario que desarrolles tu capacidad de adaptación al cambio. Estar en contacto con la naturaleza, requiere una cuota de improvisación, con el objetivo aprender a manejar situaciones de peligro, de imprevistos o incluso de creatividad, que muchas veces permanecen dormidas, o en pausa, por vivir en un ecosistema más medido y contenido.

La vida sana y natural va de la mano con cambiar las rutinas. Desde la mano que utilizas para lavarte los dientes, hasta el camino que recorres para ir a tu oficina, la hora a la que te acuestas o te levantas, etc.

  •  Prueba nuevos caminos,
  • Introduce actividades que te sean desconocidas, 
  • Aprende un nuevo idioma.
  • Haz lo que quieras, pero hazlo distinto, te sorprenderás de cuanto se agiliza tu mente. 

¿Qué debo hacer para tener una vida más sana y natural?

El contacto con la naturaleza y el aire libre tiene un serio impacto, tanto en lo físico como en los psicológico, de mediano y largo plazo.

Al encerrarnos, en un espacio contenido, los problemas se vuelven el centro y las soluciones se tornan complejas de encontrar, en cambio cuando se observa esto mismo desde lo macro, los caminos son más visibles.

Luz natural versus luz artificial

Desde el nacimiento que los ciclos naturales son fundamentales, esto porque a nivel bioquímico estamos diseñados para funcionar en base a los cambios en la intensidad de luz, siendo los cambios entre serotonina y melatonina, uno de los principales ejemplos. 

Relaciónate… ¡no te quedes solo como la una!

La especie humana está preparada para vivir en comunidad, son seres sociales que buscan la comunicación y una de las consecuencias del estilo de vida antes descrito es que a veces ese principio se olvida y se busca el aislamiento y se rechaza el contacto físico. Por lo tanto, si lo que se quiere es tener una vida más sana y natural es primordial cuidar a los efectos, amigos y seres queridos, visitandolos y hablando con ellos regularmente, y si se puede abrazar constantemente, mucho mejor.

 

Fuentes TodoaZen

Compartir en: