Tras los acontecimientos acaecidos en enero de 2020 entre EEUU e Irán, varios personeros del gobierno de Nicolás Maduro se pronunciaron a favor de una venganza por el asesinato de Qassem Soleimani.

Diosdado Cabello señaló en un vídeo difundido el miércoles 8 de enero “(…) sabemos que ese es el camino cuando enfrentamos al imperialismo, pero también sabemos que no podrán con nosotros. Viva Soleimani, viva Irán, vivan los pueblos libres. Nosotros venceremos”.

Pedro Carreño, diputado y alto dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV, también firmó un texto de condolencia, antes de clamar, miró y apuntó con su mano izquierda hacia la foto del retrato del general Soleimani: “tu muerte será vengada, camarada”.

Luego de estos pronunciamientos, Elsa Cardozo, analista de temas internacionales, aseguró que la actuación de los altos dirigentes del PSUV «(…) es un gesto equivocado no solo ante Estados Unidos, sino ante el mundo, que mayoritariamente expresa su repudio a acciones que alienten nuevas guerras en el Medio Oriente».

“Una cosa es condenar y hasta manifestar pesar, pero otra muy distinta es apostar por las peores consecuencias, en gesto revelador de la naturaleza del régimen venezolano”, comentó.

Para el diplomático venezolano y experto internacionalista Milos Alcalay, “(…) Esos mecanismos de solidaridad, de venganza, de heroísmo en un conflicto totalmente ajeno son un absurdo”.

El ex-embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas, dijo estar preocupado ante estos mensajes que invitan a otros dirigentes políticos espontáneos en Venezuela a imitar el mensaje de venganza de Soleimani.

Milos Alcalay lamenta que el madurismo entre en la dinámica del “cuento de Pedro y el Lobo” para provocar al gobierno de Estados Unidos y anticipa, como mínimo, más sanciones contra los involucrados.

“Espero que el lobo no aparezca. Creo que ni siquiera los aliados involucrados de Irán se han atrevido a proferir unas palabras de solidaridad incondicional en términos de venganza. Es una torpeza más. Es como rugirle a los Estados Unidos”, señaló.

Alcalay resalta que el régimen iraní ha sido, a su juicio, “un factor de desestabilización” con vínculos claros con organizaciones terroristas presentes en Medio Oriente y hasta en América.

Beatriz de Majo, internacionalista, confirma la opinión de Alcalay, “Estados Unidos tiene conciencia plena de la presencia de Hezbollah en Venezuela y particularmente en el oriente del país y Nueva Esparta. Ello es una amenaza evidente para la gran potencia del norte”, dice.

 

@rocafranc

 

Curadas

Compartir en: