¿Por dónde empiezo a ejercitarme?

¿Por donde empiezo a ejercitarme? Tomando en cuenta que el ejercicio es la clave del bienestar, aprende cómo debes comenzar tu rutina de ejercicios.

Si eres de los que la única pesa que carga es la bolsa de víveres, si tu columna cruje cuando giras al saludar, si al subir cinco escalones te falta la respiración, o de aquellos que no puede sentarse el suelo porque  necesita un remolque para ponerse de pie… puedes considerarte una persona sedentaria. Es urgente decir ¿por dónde empiezo a ejercitarme?. Has llegado al lugar indicado, porque aquí te diremos cómo empezar el año con buen pie!

El éxito de la vida no está en vencer siempre, sino en no darse por vencido nunca!

 Ejercitarte y una dieta balanceada son la clave de la salud y la belleza.

Para comenzar un plan de entrenamiento, primero; debes encontrar una fuerza motivadora: “quiero bajar de peso”, “quiero marcar mi abdomen” o “quiero correr en el próximo maratón”. Cualquiera que sea el deseo, utilízalos como la garrocha con la que te impulsarás para lograr el gran salto.

Segundo; encuentra aquella actividad corporal con la que te identifiques. La mayoría de los planes de entrenamiento fracasan porque las personas se aburren de la actividad abandonando el cronograma y recayendo una y otra vez en el limbo de “no logré mis objetivos”.

Actualmente, existe una gama de actividades con las que puedes ejercitarte extraordinariamente y salir  de la rutina o, incluso, hasta puedes plantearte alcanzar algún sueño que dejaste pendiente como el de ser boxeador, acróbata de circo, halterófilo o bailarín. Encuentra algo que te apasione y  deja perseguir a tus sueños, alcanzalos.

Tercero; ubica la actividad cerca de tu casa o de tu oficina. Recuerda que tu mente intentará encontrar excusas para quedarse en la zona sedentaria. Anticípate a las excusas, entiende que hay una parte de ti que prefiere no cambiar y quedarse acumulando grasa frente al televisor.  

De los pies a la Cabeza: por dónde comienzo?

  1. Soltar la musculatura (ver video al final).  
  2. Alargar los músculos, es decir, los primero tres meses del año enero, febrero y marzo puedes dedicarte a actividades como Yoga, Streching, Danza, Ballet o cualquier ejercicio que te permita trabajar la flexibilidad. Es importante entender que cuando los músculos han estado en reposo durante mucho tiempo se acortan, es decir, pierden su longitud original. Un músculo acortado no puede ser tonificado.
  3.   A partir de abril, podrás comenzar a combinar los entrenamientos de flexibilidad con cardiovasculares. Si deseas bajar de peso toma en cuenta que para ello debes hacer un cambio profundo de hábitos alimenticios.
  4.   Si deseas ganar fuerza, a partir de junio busca actividades anaeróbicas. Esas son las actividades en donde debes sostener posturas, elementos, colgarte, halar y/o empujar objetos. Entre esas técnicas se encuentran: crossfit, yoga, pilates, poledance, acrobacia en telas, barras y escalar entre otros.
  5.   En tu planificación anual debes incluir los períodos de descanso los cuales deben tener una duración máxima de una semana.

 

Planificar el éxito

La intención de reconectar con tu cuerpo debe ser planificada. Es necesario comenzar con sesiones de al menos 30 min durante dos días alternos por tres semanas. La frecuencia debe ir aumentando progresivamente: de 30 a 45 min dos o tres veces por semana.

Recuerda recurrir siempre a entrenadores especializados. Cuando aprendas a conocer tu cuerpo y trabajar con tus talentos y limitaciones, podrás intentar auto entrenarte con acierto. No olvides que tu cuerpo es único y debes cuidarlo siempre. 

Lee también Los gerontolescentes, los nuevos jóvenes de más de 60 años

Cómo evitar abandonar en el camino?

La fuerza motivadora está dentro de ti. Registra todos tus progresos, los músculos deben permanecer al menos 90 días ejercitándose continuamente para que puedas ver los resultados… tú eres tu mejor coach, cuando sientas que vas tirar la toalla, llévala a tu frente y sécate el sudor: este año es el mejor momento para cambiar tu cuerpo!

No huyo de un reto porque tenga miedo, al contrario corro hacia él… porque la única forma de escapar del miedo es arrollarlo con mis pies.     Nadia Comanecci

A continuación un video con el que puedes aprender a hacer un automasaje muy divertido.

Compartir en: