Brasil es el país de Suramérica, más afectado por el nuevo coronavirus. Hasta el momento, la cifra de fallecidos por COVID-19 en Brasil llegó a 159, con un aumento de 23, en tanto que el número de casos asciende ya a 4579.

Ante la alta cifra de decesos, el Gobierno de Jair Bolsonaro, informó que el número de pacientes aumentó con 323 nuevos contagios durante las últimas 24 horas.

El Ministerio de Salud,consideró que tanto en relación a los casos como a los fallecidos existe una «curva creciente» que deberá mantenerse, hasta llegar al llamado pico de la enfermedad.

El ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, señaló en una rueda de prensa junto a otros cuatro miembros del gabinete del mandatario Bolsonaro, que el gobierno iniciaría un nuevo modelo de coordinación «ampliado» de las acciones contra el coronavirus.

Uno de los objetivos de esa coordinación interministerial será garantizar que los materiales necesarios para enfrentar la pandemia lleguen a «todos los rincones» de un «país continental», que tiene unos 210 millones de habitantes, explicó Mandetta.

Ese material incluye respiradores, unidades de terapia intensiva y los testes necesarios para diagnosticar el coronavirus, que en muchas ciudades de Brasil aún son escasos para atender por completo la demanda generada por la pandemia.

Buena parte de ese material, según Mandetta, llegará desde China, lo que requerirá de «mucha agilidad» tanto en los trámites para las compras gubernamentales como en el transporte, reseñó EFE.

El Senado de Brasil aprobó una renta mínima de 600 reales (470.000 pesos) por tres meses para desempleados y trabajadores informales.

 

@rocafranc / EFE / foto RT

Curadas

 

Compartir en: