El ELN de Colombia, anunció un alto al fuego ante la emergencia por el coronavirus, y planteó al gobierno del presidente de ese país, Iván Duque, a negociar.

El cese al fuego sería establecido durante un mes, en el que los rebeldes se comprometen a suspender unilateralmente sus actos de guerra entre el 1 y 30 de abril, como «un gesto humanitario (…) con el pueblo colombiano que padece la devastación.»

El Ejército de Liberación Nacional (ELN) evocó el llamado de la ONU a un cese al fuego en los conflictos del mundo, ante la magnitud de la emergencia sanitaria y económica, y destacó el pedido que, «en esa misma dirección», formularon «organizaciones sociales y políticas de Colombia».

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, acogió «con beneplácito el anuncio» e instó «a otros grupos armados para que hagan lo mismo».

Sin embargo, el alto comisionado de paz del gobierno colombiano, Miguel Ceballos, consideró insuficiente el anuncio de la organización armada.

«Apenas estamos conociendo la decisión del ELN de un cese al fuego por un mes. Creo que el país espera mucho más que eso, nosotros estamos en un reto enorme donde pueden morir miles de personas», dijo el funcionario a W Radio.

El grupo guerrillero hizo una petición concreta: «Hacemos un llamado al Gobierno de Duque, para que ordene el acuartelamiento de sus tropas y desactive la persecución contra la población y el asesinato de dirigentes y activistas sociales», señaló el comunicado.

Surgido en 1964 al calor de la Revolución Cubana, el ELN se mantiene en armas tras el acuerdo de paz de 2016 que condujo al desarme de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El comisionado Ceballos insistió en que en este momento no hay un «espacio de diálogo abierto» y que el alto al fuego es solo «responsabilidad» del ELN.

 

@rocafranc / foto archivo

Curadas 

Compartir en: