Curadas comparte el audio de El Gocho del WhatsApp en el que este personaje comenta a un amigo o familiar temas variados como el santo del día, y opina respecto a la economía, la política y otros hechos noticiosos de Venezuela y el mundo. Escúchalo con atención y compártelo.

Dale play al audio de El Gocho

Si quieres, escucha al Gocho en Youtube

Síguenos en las Redes Sociales

Ahora puedes descargar el audio de El Gocho del WhatsApp en mp3 desde Curadas

Únete a uno de nuestros grupos de WhatsApp para recibir noticias: dólar promedio, audio de El Gocho, noticias.

Únete a nuestro grupo de Telegram para recibir noticias: dólar promedio, audio de El Gocho, noticias.

¿No conoces algunas palabras que dice El Gocho? ¿Quiéres saber qué significan? Consulta el Glosario de El Gocho del WhatsApp.


Transcripción de este audio de El Gocho del WhatsApp

Qué hubo Zigi, ¿cómo estás? Buenos días.

Hoy es 22 de mayo del 2020, los dos paticos, ¡juéguelo! Son las 9:50 de la mañana, y usted por allá en Lima… Cuídese hermano, trabaje, pague la renta del apartamento, y pilas con los vecinos, mire que la gente tiene una actitud un poco xenófoba hacia los venezolanos, sobre todo, porque nos transformaron en una manga de pedigüeños, de zarrapastrosos, de sarnosos, esa es la responsabilidad de la pecueca del zambo de Sabaneta y el infeliz del bobo de Cúcuta.

Pero, hoy es un día interesante, porque es el día de Santa Rita de Casia, que es la abogada de lo imposible. Es una monja italiana, de la región de Umbría, por allá en la Italia del siglo XV.

Y para los que andan creyendo que las vacas vuelan, ya el catire Trump marcó cuál será la política con respecto al “virus chino”, si se produce un rebrote, ahora al final del verano. Y dijo “No vamos a cerrar la economía, olvídense de esa vaina, nos agarraron con los pantalones abajo.” Básicamente porque Obama durante las pandemias de la H1N1, del Swine Flu y de la gripe aviar, se consumieron todos los insumos de la reserva estratégica americana, para efectos de pandemia, y tenían los anaqueles vacíos. Ya los reorganizaron, ya los recargaron de guantes y de todo tipo de peretos, pero también reinstalaron la capacidad de producir los ventiladores en los Estados Unidos y no tener que depender de nadie, y para eso, Trump dijo: “No me vuelven a joder y no me vuelven a cerrar la economía. Tomaremos las medidas que haya que tomarse, cuidaremos a las poblaciones vulnerables, en particular a los viejitos y los enfermos, pero el resto de la gente tiene que salir a trabajar.”

Sobre todo, porque hay cifras claras que dicen -hechas por JP Morgan- hicieron una investigación en 50 estados de los Estados Unidos, y demostraron que en los sitios donde no cerraron la economía, como en Dakota del Sur, la cantidad de muertos era el 5%. Mientras que en California, que fue el primer estado que hizo el lockdown, los muertos llegan al 8,3% es decir, 60% más capacidad o posibilidades de muertos que en los sitios que abrieron la economía. De manera que está demostrado, con números, que la cuarentena, que el cierre, que la persecución, que tener a la gente en la casa, no es bueno para la salud, ni con el coronavirus, ni con nada. Porque el ser humano lo que tiene es que trabajar. Tener la gente ociosa en la casa y además perder el trabajo, hay más posibilidad de que la gente se suicide o se muera de hambre, que por el maldito “virus chino”. Pero todo ¿por qué? Porque los demócratas, lo primero que estaban interesados era en partirle el culo a la economía del catire Trump, que venía volando, y no tenían como trancarlo. Y se agarraron del “virus chino” y de ese pelo de culo, agarraron y trancaron todo. Y esa es la desgracia, y Trump dijo “¡Me lo maman!, porque al perro lo capan una sola vez, porque en la segunda no hay con que.” 

Y es por eso, que Trump se dejó de pendejadas, porque esa economía americana, que fue transformada en una economía de invención y servicios, y mudar todas las fábricas para China, India, Camboya, Tailandia, todo esa vaina con el cuento del globalismo, para complacer a Bill Clinton y a toda esa manga de ratas de la “economía naranja” como George Soros, Bill Gates, etcétera, pues Trump dijo “No señor.” Los países crecen por sus factorías, y los grandes y los buenos empleos son los empleos en las fábricas. 

Porque la economía de servicios, que es básicamente ser cajero de “Sarela” y “Sarita”, eso no sirve pa’ una mierda. Los empleos que se pagan bien son los empleos de las fábricas, y eso es lo que en algún momento, nuestros visionarios en Venezuela tienen que ver. Que Venezuela tiene que tener mano de obra y producción industrial. Tenemos que tener fábricas. Y si no tenemos gente con capacidad de invención, como la puedan tener allá en los Estados Unidos, o en Corea del Sur, por lo menos tenemos que tener fábricas de procesamiento de comida, porque para 30 millones de habitantes, es mucho el trabajo y muchas las empresas que giran alrededor del tema de la comida, y ahí está la gran cantidad de empleos que necesitamos en Venezuela. 

Eso es parte de la visión que está mostrando el catire Trump, que está regresando las fábricas a su país, porque eso es lo único que queda. Y en lo otro que está trayendo Trump, y haciendo lo posible para que regrese a los Estados Unidos, es la producción de medicamentos. El 100% de los antibióticos de los Estados Unidos pasaron a ser fabricados en la India y en China, y ahora, cuando se vieron apurados, les pintaron una paloma, y Trump dijo “Ah, ¿sí? ¡Vayan a comerse un teterado de toche!, otra vez no me van a joder.” Y entonces cambiaron las normativas de la FDA, y de la CDC, y de los que tengan que ver con medicinas, para las fábricas regresen a los Estados Unidos, a producir sus medicamentos, sus antibióticos; el ibuprofeno, el acetaminofén y toda esa mierda que le habían entregado la vida a los chinos, creyendo que era un proveedor seguro, con mano de obra de esclavos, y los chinos, en el primer chancecito, se lo atarugaron hasta que les llegó hasta la garganta, y casi que no podían ni hablar. Bueno, así se lo metieron.

Y mientras tanto aquí, sigue la novela de los barcos iraníes, vamos a ver como caminan. Unos dicen que bajaron la marcha y se quedaron en el Atlántico, otros dicen que ya entró a la zona económica exclusiva. Los americanos no han dicho absolutamente nada… Pero ayer hubo dos noticias: la primera, una de que hay una declaración, del Pentágono, que no tienen previstos planes militares para bloquear los barcos iraníes, pero eso es una vaina que quedó en una retórica. Pero la otra noticia es, que los americanos enviaron los huevos F-35A, que es el Caza-Bombardero más versátil y más moderno de la bolita del planeta y se lo trajeron para los aliados de acá, del Mar Caribe de los americanos para ver qué va a pasar con el cuento de los venezolanos, que pretenden volar aviones Sukhoi, que no han echado un tiro en su vida. Insisto: pobrecitos los pilotos venezolanos que les toque salir de güevones a hacerle el favor al bobo de Cúcuta, y morir en manos de un piloto de F35, porque cuando a ese carajo le digan “¡Fuego!”, fuego es fuego, y lo van a volar para la puta mierda. 

Y lo otro que da tristeza es ver la actitud de tanto venezolano, en Venezuela y afuera, que se lo viven dudando, y siempre dando a ganador a estas ratas rojas. Hasta cuándo vamos a seguir con la cobardía de seguir la narrativa que nos han planteado los basuras del gobierno cubano. Esa vaina es inaudito, que nosotros le estemos dando todo el tiempo las posibilidades de la ganancia a una isla que lo que tiene son 8 millones de personas muriéndose de hambre, con una nomenclatura de hijueputas asesinos y ladrones, y nosotros haciéndoles el caldo grueso. ¿Qué cagada!.

Bueno hermano, se bebe un pisco a nombre mío, porque yo me voy a jartar unos pasteles donde Joseíto. Chao, chao.

Compartir en: