“La huella del coronavirus”

//
3 minutos de lectura
En esta foto simbólica, la enfermera italiana Elena Pagliarini yace exhausta junto al teclado de un ordenador, exhausta tras un largo turno en el hospital.

La foto fue tomada a principios de marzo, cuando el coronavirus era aún relativamente nuevo en Europa. Poco después, la misma Pagliarini se enfermó de COVID-19, sobrevivió al virus y fue honrada a principios de junio por el presidente italiano Sergio Mattarella, junto con otros 57 ciudadanos, por su ayuda en la lucha contra el coronavirus.

La enfermera ahora puede usar el título de «Cavaliere del Lavoro» (orden al mérito del trabajo), según la agencia de noticias KNA. Historias como la de los Pagliarini se pueden encontrar en todo el mundo, en todos los países donde el virus se ha propagado.

Después de todo, los médicos, enfermeras y enfermeros geriátricos están luchando en primera línea frente al nuevo coronavirus SARS-CoV-2 y, por lo tanto, están particularmente en riesgo.

Es difícil decir con certeza cuántos trabajadores de la salud han caído enfermos o incluso han muerto a causa de la COVID-19. La asociación en defensa de las enfermeras, el Consejo Internacional de Enfermeras (CIE), estima que 230.000 trabajadores médicos están infectados y que más de 600 personas han muerto en todo el mundo. En promedio, se calcula que el siete por ciento de todas las personas infectadas trabajan en el sector de la salud. Y si se toman en cuenta los casos conocidos de COVID-19 en todo el mundo, esto podría significar hasta 450.000 médicos y enfermeras. Uno de los países más afectados es España, donde alrededor del 20 por ciento de los contagiados son trabajadores de la salud.

Situación de datos inexactos 

Solo pocos países recogen cifras verdaderamente fiables. España es uno de ellos, ya que las infecciones entre el personal médico se enumeran por separado. Sin embargo, el hecho de que los médicos y las enfermeras sean examinados más que otros grupos de la población podría distorsionar los datos nuevamente. En otros países, los detalles de quiénes son exactamente los miembros del personal médico varían. A veces son exclusivamente médicos y enfermeras, a veces también incluyen a empleados de hogares de ancianos.

En Estados Unidos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), una agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, publican las cifras de infección entre los trabajadores de la salud. Según sus datos, más de 77.000 médicos, enfermeras y cuidadores en EE. UU. se han infectado con el coronavirus y 415 han muerto a causa de este, al 15 de junio. Sin embargo, esta información tampoco es completa. Porque entre todos los casos de coronavirus estudiados por el CDC, solo una quinta parte es mencionada con ocupación de «personal médico». Por lo tanto, la cifra no revelada podría ser mucho mayor.

Situación en Alemania no es clara

Las cifras también son inexactas en Alemania. Aunque el Instituto Robert Koch afirma que más de 13.400 empleados de consultorios médicos y hospitales se han infectado y 20 han muerto, el número de casos sigue siendo muy alto. Sin embargo, la situación es menos precisa en el caso de los asilos. Esto se debe a que los empleados allí se combinan en los datos de los refugios para personas sin hogar, refugios para refugiados y prisiones, por lo que tampoco está claro en Alemania cuántas enfermeras fuera de los hospitales han sido infectadas con el virus.

«Alemania tuvo que aprender paso a paso el peligro que el virus representa para el personal médico», dice a DW el experto en salud de la Universidad de Bayreuth y antiguo miembro del consejo de ética, Eckhard Nagel. «En otros países, como Gran Bretaña o Italia, que se enfrentaron a una sobrecarga del sistema salud, equipos enteros en los hospitales fracasaron. Este no fue el caso en Alemania. Sin embargo, tuvimos que aprender después que muchos de nosotros también nos estábamos infectando mientras cuidábamos de las personas infectadas».

La huella del virus

El caso más destacado es probablemente el del doctor chino Li Wenliang, que fue uno de los primeros en advertir sobre el nuevo coronavirus y que luego murió. En Irán, la agencia de noticias AP informó sobre el doctor Mohammad Bakhshalizadeh, que al principio de la pandemia atendía diariamente a unos 70 pacientes, mayormente sin ropa de protección especial. El médico murió en marzo. AP estima que solo en los primeros 90 días de la pandemia en Irán, un trabajador de salud murió de coronavirus cada día.

Para la asociación CIE, estas son más que suertes individuales. El cuadro clínico de los médicos y enfermeras podría dar pistas sobre «la huella del virus», como dice a DW el director del CIE, Howard Catton: «Los datos podrían decirnos dónde se infectó el personal médico, qué tan bien protegido está y qué grupo está particularmente en riesgo».

Es posible que ciertas minorías que trabajan con pacientes asintomáticos se vean particularmente afectadas. «Si hay una segunda ola del virus, necesitamos esa información. Para proteger al personal, y también para asegurar que hay suficientes cuidadores para manejar una segunda emergencia», dice Catton. Por lo tanto, su asociación exige que todos los países recopilen sistemáticamente datos.

Esto también es importante para los países que todavía están en medio de una primera ola, como algunos países de América del Sur.

vía Prodavinci

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog