Web

La veracidad de la web depende de la fuente y el contraste

//
5 minutos de lectura

¿Cómo sabemos, cuando recurrimos al ámbito virtual, si lo que encontramos es cierto o falso? Una pauta en tal sentido nos proveerá de mayor certeza.

La veracidad de la web es uno de los aspectos más importantes en el uso de internet.

En pleno auge de la era de la comunicación, las informaciones son más fáciles de encontrar que nunca.

Cantidad de data es lo que sobra.

Pero entre toda la materia disponible también se encuentran mentiras, aporte insuficiente, información tendenciosa y falsos rumores.

Entonces, el centro del asunto es distinguir lo que es verídico de lo que no lo es.

La veracidad de la web: búsqueda confiable del conocimiento

Hay maneras de lograr que la búsqueda informática sea más íntegra y confiable.

Vías para ubicar la información de mejor calidad.

El primer paso del proceso es verificar la confiabilidad de la fuente.

Las fuentes más confiables son las organizaciones de mayor trayectoria y prestigio.

Universidades, organismos internacionales, instituciones públicas, agencias de noticias y revistas indexadas se apuntan en la lista.

Aunque no existe la objetividad absoluta, lo preferible es buscar en las entidades neutrales, sin intereses directos en el tópico estudiado.

Para el enfoque de temas actuales lo idóneo son las agencias informativas serias.

En el orden científico se debe otorgar prioridad a los organismos de investigación, universidades e instituciones académicas.

Un ejemplo: en lugar de Google optar por Google Scholar, que contiene documentos y ponencias de un despacho de educación superior.

La veracidad de la web: Sitios poco objetivos

Además, es recomendable abstenerse de consultar sitios con intereses propios.

Aquí citamos como verbigracia una fuente que propenda al uso de armas o al consumo vegetariano.

Ya se puede intuir la postura parcializada que adoptarán.

En cuanto a personas, es necesario indagar el currículo del exponente y el reconocimiento que tiene en su círculo.

Aunque en este aparte hay que decir que todo es relativo: una autoridad en determinada materia puede aportar información falsa mientras que otra que despierta suspicacias lo que es verdadero.

La veracidad de la web: rastreo de evidencias

Otro indicador clave son las evidencias y referencias.

Hay que considerar si lo que se afirma es verificable.

Las fuentes formales notifican la procedencia de su información, origen donde se puede acudir para profundizar.

Es natural la desconfianza si no difunden su fuente de información.

La lógica: un camino a seguir

Otro recurso esencial que sugieren los expertos es el empleo de la lógica.

Cuando se lee una información se debe discernir, si existen contradicciones, generalizaciones a partir de detalles o si el basamento de un aserto radica en suposiciones.

Solo así se detectará una falacia.

Continuando con el manual idóneo para verificar la verdad de las informaciones publicadas en web, el contraste es elemental.

Fuentes diversas

Siempre se debe recurrir a más de una fuente.

Luego, identificar las coincidencias, las diferencias y el consenso.

No debe publicarse algo que no esté contenido en más de una fuente.

Wikipedia: recurso frecuente

No podemos revisar este tema si no mencionamos a una de las comunidades virtuales que con mayor frecuencia usan quienes navegan en Internet: Wikipedia.

Se trata de un proyecto colectivo que cualquiera puede editar.

En el ámbito académico se plantean objeciones al carácter fidedigno de Wikipedia.

Sin embargo, sus partidarios aseguran, mediante estudios, que Wikipedia tiene la seriedad de fuentes como la propia Enciclopedia Británica.

No obstante, es necesario aseverar que no emplea fuentes primarias sino que recopila información de diversos orígenes.

Se aconseja, al respecto, averiguar en las citas que reseña Wikipedia al final de la página, para que la investigación sea más creíble.

Hoy, cuando la información en la web se esparce con celeridad, es importante ser responsable para no repetir un error.

Solo así el conocimiento divulgado tras recabarlo de Internet, tenderá a brindar confianza y veracidad.

Tomado de CuriosaMente, Wikipedia.

También puede interesarte: El bullying en Internet: qué es el ciberacoso y cómo detenerlo.

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog