Ahorro

Hábitos de personas ahorrativas: Aprenderlos es ganancia

//
3 minutos de lectura

Definamos algunas características de quienes se manejan de manera sencilla, sin abundancia, que ahorran, lo cual redunda en beneficio de su economía y de perspectivas personales y familiares.

Hábitos de personas ahorrativas: Aprenderlos es ganancia.

¿Cuál es la diferencia más grande entre las personas frugales y todos los demás?

Hábitos de personas ahorrativas: Lista de lo realmente importante

Las personas ahorrativas aprenden a gastar el dinero en lo que encuentran importante y no gastar nada en todo lo demás.

Mientras que alguien que compra cosas que no necesita un día termina necesitando lo que no puede comprar.

Veamos algunas cosas que las personas frugales hacen a diario.

Primero, hacen una lista de las cosas que algún día les gustaría tener y aprovechan de comprarlas cuando están en descuento.

Hábitos de personas ahorrativas

Por ejemplo, en Black Friday, descuentos navideños o simplemente esperan una buena oferta durante el año. Porque a veces los precios cambian drásticamente.

Por ejemplo, las nuevas colecciones de ropa que primero suelen bajar el 10 %, después el 25 % e incluso más del 50 % cuando termina la temporada.

Las personas ahorrativas son pacientes, saben posponer el placer inmediato para el bienestar del futuro y gracias a ello ahorran bastante.

Hábitos de personas ahorrativas: Usar las manos

Por otra parte, las personas frugales usan sus manos.

No significa que nunca usan los servicios de un plomero cuando algo se daña en la casa o un mecánico cuando el carro no quiere encender.

Pero, si es posible, primero arreglan las cosas por su propia cuenta y piden ayuda solamente cuando no pueden o no tienen tiempo para hacerlo.

También preparan su propia comida la mayoría del tiempo. Pocas veces salen a comer. Saben que por la compra de un café hecho pueden prepararlo para toda la familia.

Hábitos de personas ahorrativas

Hábitos de personas ahorrativas: Cuestionarlo todo

Las personas ahorrativas lo cuestionan todo.

¿Cuántas veces hemos escuchado a un vendedor decir que su oferta es la mejor del mercado?

No siempre es cierto lo del mejor carro que no vamos a encontrar en ningún otro lado, el mejor precio del teléfono celular, el descuento más alto en zapatos.

Las personas ahorrativas comparan los precios, toman el tiempo para buscar el mismo producto en otra tienda o por Internet.

De hecho, a menudo lo encuentran más barato, especialmente los productos más costosos.

Hábitos de personas ahorrativas: Segunda mano

Las personas frugales no tienen problema en comprar cosas de segunda mano.

Por supuesto, lo más común entre los productos usados es la compra de ropa, que podemos encontrar por una fracción de su precio original y en muchas ocasiones es ropa de marcas caras.

También los muebles como una mesa o un juego de sillas.

Los artefactos electrónicos de exposición se pueden encontrar hasta un 50 % menos del precio original.

Hábitos de personas ahorrativas

Actividades gratuitas

Las personas ahorrativas hacen uso de actividades gratuitas.

Para relajarse pueden ir al parque, visitar una biblioteca, jugar pelota en el patio de la vecindad o invitar a sus amigos a un juego de mesa.

El punto es que para pasar un buen tiempo no se necesita comprar grandes cosas o ir a lugares exclusivos.

Po otra parte, no tienen problema en ir de viaje de vez en cuando porque saben que lo que nos hace vivir son las nuevas experiencias.

No a las baratijas de poca calidad

Esto puede sorprender pero las personas frugales no compran baratijas, es decir, evitan cosas baratas de poca calidad que se dañan rápido y que solo ocupan el espacio.

Aunque ahorran donde se puede ahorrar, como compras de segunda mano, no tienen problema en adquirir algo nuevo y costoso, sobre todo las cosas que le dan importancia y que usan durante mucho tiempo.

Por ejemplo, un buen colchón para dormir, unos bonitos muebles de cocina o un buen par de zapatos.

Saben que comprar barato casi siempre sale caro porque entonces se necesita cambiar frecuentemente los objetos.

Y esto no solo cuesta dinero sino también tiempo.

Lo que se necesita es siempre encontrar un balance entre el precio y la calidad.

Negociar tarifas y precios

Y por último, las personas ahorrativas negocian tarifas y precios.

Hasta los grandes almacenes están dispuestos a negociare los precios.

Recibir un descuento al comprar los productos como una nevera, una lavadora, una cama o un juego de muebles puede ser significativo.

Pero, donde podemos ahorrar aún más es en todos los tipos de servicios.

Hacemos empleo de ello cuando usamos Internet y compramos varios productos de la misma persona.

Pon en práctica estas recomendaciones y al tiempo notarás los beneficios de llevar una vida frugal y ahorrar.

Tomado de Aprendiz Financiero, Semana, En Naranja.

También puede interesarte: Siete tips de ahorro para comenzar a cumplir tus planes en el 2022.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog