El amor es dignidad

El amor es dignidad, deben enseñar los padres a los hijos +Video

/
3 minutos de lectura

«Si tu dolor no me duele y tu alegría no me alegra pues entonces estoy muy lejos de ti», dice el psicólogo y autor Walter Riso.

El amor es dignidad, deben enseñar los padres a los hijos.

El 50 % de los temas de consulta que recibe el conocido psicólogo clínico Walter Riso tienen que ver con el amor.

En tiempos de pandemia la materia ha cobrado mayor auge.

«El confinamiento ha llevado a las parejas a dudar de si lo que sienten por la otra persona es realmente amor o no», dice el autor, nacido en Italia pero criado en Argentina.

El amor es dignidad: Mitos y creencias en el amor

«Sufrimos por amor porque vamos a una relación con muchos mitos, con muchas creencias irracionales sobre lo que eso significa».

«Pensamos y juramos que el amor es para toda la vida. Pero es que yo no puedo jurar sobre una emoción».

el amor es dignidad

«Puedo comprometerme en que te voy a respetar, en que no te voy a hacer daño, pero no tengo tanto control de amarte para toda la vida».

«Elegimos mal porque sabemos que la persona no es compatible. La gente tiene que tener un acuerdo sobre lo fundamental para estar con alguien».

«Si tu dolor no me duele y tu alegría no me alegra pues entonces estoy muy lejos de ti», dice el escritor de diversas publicaciones.

El amor es dignidad: Se cree que el amor es la felicidad

Afirma que las personas van con la idea de que el amor es felicidad, que el amor todo lo puede, que es incondicional».

«Pero yo donde más desertores he visto es el campo del amor», sentencia.

Explica que cuando se trata del amor hacia los hijos hay un componente biológico que llega de la filogénesis. «El amor hacia los hijos sí que es incondicional».

¿Cómo hago para que mi hijo aprenda a amar?, es una de las preguntas que con frecuencia le formulan.

«Uno no puede enseñarle directamente a los hijos cómo amar, lo que puede hacer es crear aprestamiento y ciertas condiciones para que cuando el muchacho crezca tenga sustento para relacionarse».

El amor es dignidad: Enseñanza a los niños

Manifiesta que hay que entender el concepto de dignidad personal.

«El amor sano es digno, es decir, que tiene límites. Y tiene límites cuando ya no quieren, cuando tu autorrealización no se puede llevar a cabo y tus principios», señala.

«Si se le enseña a los niños que ellos no son un medio, no son un objeto sino un fin en sí mismo, implica que van a tener unos valores que no son negociables, ni siquiera por amor».

el amor es dignidad

Experto en terapia cognitiva y bioética, Riso considera que el amor no es el valor más importante.

«A veces la justicia es más importante que el amor. A veces la honestidad es más importante que el amor. Entonces, hay que educar a los niños con la idea de que la dignidad es muy importante».

El amor es dignidad: Relaciones democráticas

Hay que instruirlos, expresa, en que las relaciones deben ser democráticas, en el sentido de que son horizontales.

«Quiere decir que el otro y yo somos sujetos válidos, que vale la pena escucharme porque lo que tengo que decir es importante».

«Lo que más se opone al amor no es el odio, es la indiferencia. Es ‘cosificar’ al otro», subraya.

Comenta que a los niños hay que enseñarles a expresar afecto. «Ahora, con el encierro, los niños hacen más lo que ven hacer que los que se les dice que hagan».

Es decir, la imitación está ahí como un factor de aprendizaje.

Observar las expresiones de afecto

«Para un niño no hay nada mejor que ver a la mamá y al papá reírse juntos, que se abrazan, que bailan juntos. Para los infantes es genial observar que los padres se manifiestan afecto».

Otra condición importante, destaca, es que los hijos aprecien el tipo de progenitores que tienen en relación con ellos.

«Cuando los padres no con consistentes en el amor y cambiar sus expresiones de afecto, de acuerdo a su estado de ánimo, el niño experimenta un ‘attachment’ «.

el amor es dignidad:

«Se trata de un apego inseguro, ansioso. Cuando crezcan van a tener problemas por eso».

«El amor no puede estar en juego. El niño debe entender que está en una base segura».

«Sufrimos por esos mitos de que ´sin ti no soy nada’, ‘me realizo a través tuyo’, por la dependencia.

Testifica Riso que nunca ha visto una persona que tenga problemas en el amor que no los resuelva, ya sea yéndose y creando una nueva vida o estar ahí resolviendo.

«No es lo mismo un error que un fracaso. Te equivocas en el amor pero no fracasas en el amor», enfatiza.

Sostiene que uno no puede negociar una relación afectiva cuando ocurren dos cosas que van a afectar la autoestima.

«Una, lo que se opone al amor que es la indiferencia. Eso no es negociable. Y dos, la confianza básica, la certeza que puedes tener en el amor de que no te van a hacer daño intencionalmente».

Por otra parte, los padres no deben aceptar por principio la autodestrucción del yo en los hijos.

«El niño tiene que aprender a autoelogiarse, a reforzarse a sí mismo, a quererse a si mismo. Eso es el autoconcepto».

Tomado de Aprendemos juntos.

También puede interesarnos: Fracaso en el amor: eso también tiene su lado positivo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog