William James Sidis

William James Sidis: El hombre más inteligente que existió +Video

/
4 minutos de lectura

Siendo un niño de corta edad ya era capaz de hablar varios idiomas. Dominaba a la perfección diversas disciplinas científicas y humanísticas. Pero era un ser nada sociable.

William James Sidis: el hombre más inteligente que existió.

Cuando se habla de cocientes intelectuales altos relucen los nombres de personas como Marylin vos Savant, Richard G. Rosner, Kim Um-Jong, Chris Hirata, Terence Tao y el célebre Albert Einstein.

Pero, según los registros históricos, el ser humano más inteligente que existió está no uno sino muchos pasos delante de ellos.

Un individuo como él nace una sola vez cada muchas generaciones.

Nos referimos al estadounidense William James Sidis.

William James Sidis: Genio desde infante

Fue matemático, antropólogo, historiador, lingüista, inventor, escritor, médico, psicólogo, abogado y activista por la paz.

Sus hazañas fueron de tal magnitud que algunos lo toman como tópico paranormal. Pero eso es incorrecto porque este hombre en verdad existió e hizo cosas asombrosas.

Nació en Nueva York en 1898, descendiente de judeo-ucranianos.

William James Sidis

A los seis años sabía hablar de manera fluida nueve idiomas, incluyendo, por supuesto, su lengua madre.

Hablaba y escribía en latín, griego, ruso, hebreo, turco, armenio, francés y alemán, además del ingles paterno.

De niño, motivado por sus logros, creó su propio idioma, tan rico y exacto como cualquier otro. Lo llamó «vendergood», sobre el cual escribió un libro.

William James Sidis: Conocimiento y memoria

Resulta insuficiente hacer justicia al poder cerebral de Sidis.

Quizá su anécdota más divertida es que una mañana, ya de adulto, acudió a una biblioteca solicitando varios textos de la lengua portuguesa.

Lo reconocieron en el lugar y lo saludaron afectuosamente. Cuando le preguntaron que hacía ahí, dijo que estaba interesado en aprender un idioma nuevo.

Sidis se pasó todo el día leyendo los volúmenes que le facilitaron, Para cuando llegó la puesta del sol, finalmemnte concluyó su tarea.

Al día siguiente acudió a hacerse un test para comprobar el resultado de su estudio: sacó puntuación perfecta. Ya sabía también hablar lusitano.

En pocas palabras, William James Sidis aprendió un idioma en un día

William James Sidis: Jugar a ser inteligente

Los padres de Sidis eran personas inteligentes y estrictos. La madre les leía mitología griega antes de irse a la cama.

En la cuna, en lugar de peluches, el padre les colocaba cubos de manera que mostraban el alfabeto.

Pero de todos los hermanos William James fue el más prodigioso.

A la edad de un año y seis meses el bebé William era capaz de leer el New York Times y mantenía conversaciones fluidas con los adultos.

William James Sidis

A los tres años de edad sus padres lo sorprendieron usando la máquina de escribir. Había arrastrado una silla y empleado varios libros para subirse al escritorio.

Lo pillaron redactando una carta en la cual indicaba todos los juguetes que quería.

A los cuatro años Sidis ya se había leído «La Ilíada» y «La Odisea», de Homero, en su idioma original. Pero esto era apenas su punto de partida.

William James Sidis: Multidisciplinario

Lo increíble de esta personas y lo que lo diferencia de los demás es que no era genio en un solo oficio: William James era excelso en todo lo que se proponía.

A los seis años creó un algoritmo matemático para calcular qué día de la semana había sucedido cualquier evento de la humanidad de la que se le presentara información.

Como niño, además, corrigió un postulado del destacado matemático Edward Vermyle Huntington.

A la edad de once ya tenía un master en matemáticas y estudios planetarios.

Daba conferencias en la Universidad de Harvard. Una de las más recordadas fue su charla sobre cuatro cuerpos dimensionales.

El rector de la institución predijo que se convertiría en el hombre más grande de la historia.

A los cinco años ya había escrito cuatro libros, dos de anatomía humana y dos de astronomía.

Solo como hobby, a los seis años pasó un examen de la escuela médica de Harvard.

A los siete aprobó una prueba de admisión del Instituyo Tecnológico de Massachusets – MIT -, el mejor centro docente de ingeniería del planeta.

Sin embargo, no mostraba mayor interés: solo jugaba pasando test de ingreso.

Pero a los nueve años se enserió. Ya estaba en Harvard y terminó una carrera como lingüista con honores.

A los 16 entró a la escuela de Derecho de la misma universidad. Se recibió también con honores como abogado. Todo esto mientras seguía estudiando lenguas.

De adulto, Sidis hablaba perfectamente 40 idiomas.

Compleja personalidad

Lamentablemente, no todo es luz y maravilla.

William James desarrolló una personalidad muy introvertida. Nunca tuvo novia. Jamás se casó.

No le interesaba en lo más mínimo el contacto con otras personas. Casi no tenía amigos. Se dice que quizá esto era porque nunca se halló con ningún grupo de gente, ni siquiera entre genios.

Él prefería estar solo, sin que lo molestaran.

Fue profesor de trigonometría, geometría euclidiana y geometría no euclidiana.

De joven fue socialista, cosa que lo metió en problemas. Pero de adulto era un ferviente libertario. Lamentablemente en su época también era peligroso serlo en Estados Unidos.

Irónicamente, fue gracias a esas políticas que la nación norteamericana alcanzaría su estatus de superpotencia económica.

Sidis quería tener una vida privada y eso lo llevó a publicar numerosos libros con seudónimos.

No le gustaba el exterior ni tampoco la atención. Aún así este genio conflictivo, que nació demasiado adelantado para su tiempo, y que, por ende, no pudo ser aprovechado en su totalidad, se graduó en siete carreras distintas.

Murió en 1944, a los 46 años, de un derrame cerebral.

Expertos en todo el mundo y sociedades de reputación estima que el cociente intelectual de William James Sidis debía oscilar entre 250 y 300 puntos.

Por lejos, el hombre más inteligente del que se tenga conocimiento.

Tomado de DrossRotzank.

También te puede interesar: Sundar Pichai, líder de Google: La inteligencia artificial supondrá un cambio «más profundo que el fuego, la electricidad o internet»

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog