En dos grandes carteles se puede leer "La Z es la nueva esvástica, del nuevo fascismo" y "Soldado ruso, para. Acuérdate de tu familia. Vuelve a casa con la conciencia tranquila", en una calle de la ciudad ucraniana de Odesa. EFE/Manuel Bruque

Los carteles de guerra ucranianos: humor, aliento y mensajes a los rusos

3 minutos de lectura

Odesa (Ucrania), 4 abr (EFE).- «Soldado ruso, para. Acuérdate de tu familia. Vuelve a casa con la conciencia tranquila». «Oferta especial: Ver Ucrania y morir. Cócteles incluidos». Los carteles que jalonan las calles y carreteras de Ucrania se reescriben con frases de aliento, humor y mensajes dirigidos a los soldados rusos.

Con la guerra, los letreros publicitarios ucranianos cambiaron su contenido. Ya no intentan vender productos al consumidor, sino que buscan animar a las tropas, apelan a la protección divina y quieren convencer a los militares rusos de que esta no es su contienda.

En las calles de la ciudad sureña de Odesa, a unos 150 kilómetros del frente de combate, es habitual ver rótulos en los colores patrios azul y amarillo firmados por el Ejército, la Armada, la Policía o el Ayuntamiento de la ciudad, pero también por las iglesias ucranianas.

Apoyan a las tropas, llaman a alistarse e intentan infundir confianza a la población. «El Ejército protege tu tranquilidad. 4.5.0.», dice uno de ellos con las tres cifras que, en lenguaje militar ucraniano, significan que no hay peligros a la vista.

Se diferencian de otros números como el 300 de los heridos, que llevan las furgonetas que los transportar a los centros sanitarios, o el 200, que indica que dentro de los vehículos hay fallecidos en la contienda.

«LOS SUPERHÉROES VISTEN DE MILITAR»

Muchos buscan alentar a los militares ucranianos e invitar a sus ciudadanos a luchar a su lado. «En nuestra confianza, vuestra fuerza», dice uno de ellos, y otro afirma, junto a un número de teléfono: «Protegeremos nuestras casas, protegeremos Ucrania. Enrólate en las defensas territoriales».

«Los superhéroes de verdad visten de militar», «en nuestra confianza, vuestra fuerza» y «confío en el Ejército de Ucrania» se lee en tres carteles de apoyo a las tropas, y un cuarto da instrucciones a los ucranianos: «Si ves al enemigo, informa en Telegram», dice en referencia a la red de mensajería más usada en el país y donde la mayoría de sus habitantes siguen las últimas noticias.

En algunos casos se dirigen, en lengua rusa, directamente a los militares enemigos. «Soldado ruso, para. No acabes con vidas para Putin. Regresa con el alma limpia», «no seas un asesino, vete», «soldado ruso, para. ¿Cómo vas a mirar a los ojos de tu hijo?» o «no mates por los oligarcas de Putin» son algunos de ellos.

Los hay que recurren al humor, como el que vende el viaje ruso a Ucrania como una «oferta especial» turística, con un plan de todo menos atractivo: «Ver Ucrania y morir». «Cócteles incluidos», añade en referencia a los artefactos caseros Molotov.

«BUQUE RUSO, ¡QUE OS DEN!»

Y no faltan letreros que hacen referencia a la ya viral frase que espetaron los soldados ucranianos apostados en la Isla de las Serpientes, un islote del Mar Negro, a un buque ruso que les pedía rendirse un día después del comienzo de la invasión.

«Buque ruso, ¡que os den por saco!», reza un enorme cartel en las calles de Odesa en el que se muestra un buque rojo con forma de Kremlin hundiéndose en un mar de sangre.

Los trece soldados ucranianos de este islote deshabitado, convertidos ahora en héroes, se negaron a rendirse y murieron bajo el fuego ruso.

Para contrarrestar la retórica rusa, hay carteles que se refieren a la historia, en una ciudad que fue asediada más de dos meses por los nazis y resistió con uñas y dientes. «1941, ocupantes fascistas. 2022, ocupantes rusos», afirma uno, y otro se refiere a la Z rusa símbolo de la invasión como «la nueva esvástica para el nuevo fascismo».

En las carreteras cercanas a Odesa, las señales que hasta hace un mes indicaban la dirección de las localidades más cercanas se han borrado para no dar pistas al enemigo. En su lugar, algunas muestran flechas en varias direcciones con la frase de la Isla de las Serpiertes: «Hacia Rusia, que os den por saco».

Ucrania es un país donde alrededor del 85 % de la población se declara creyente y sus diferentes iglesias cristianas ortodoxas también se implican ideológicamente en la contienda. Por eso, algunos de los carteles apelan a una fuerza superior.

«Dios dará fuerza a su pueblo» o «Santa madre, protege a Ucrania» son algunos de los que se pueden ver en las calles ucranianas, convertidas hoy en un recurso para la publicidad en tiempos de guerra. EFE

Curadas | Vía Agencia EFE 

Somos Curadas.com Tu compañía en información

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog