Modales en la mesa

Historia de los modales en la mesa

2 minutos de lectura

Aprendemos desde la antigüedad que se trata de un asunto serio, de leyes no escritas y las asumimos en el gesto social.

Historia de los modales en la mesa.

Desde la infancia estamos escuchando de los adultos que a la hora de comer en la mesa no se pueden poner los codos. O que se deben masticar los alimentos con la boca cerrada.

Y es que la necesidad de saciar el hambre viene acompañada de una serie de códigos de comportamiento.

Historia de los modales en la mesa: Origen remoto

Aprendemos que se trata de un asunto serio, de leyes no escritas y las asumimos en el gesto social.

Pero, ¿de dónde vienen esos modales?

Los dichos y dinámicas orales que se repiten siempre han estado allí, con un halo de herencia permanente.

¿Cuándo y por qué surgen formas concretas de comportarse frente a la comida?

Los gestos en la mesa se adoptaron para impedir que las comidas terminaran en desgracias.

Así lo explica la escritora Margarte Visser en su libro «Orígenes, evolución, excentricidades y significados de los modales en la mesa».

los modales en la mesa

Historia de los modales en la mesa: Cuestión de comportamiento

Evitar una pelea parece el motivo más claro para que tus padres te regañaran cuando ponías los codos sobre la mesa, por ejemplo.

“Era importante que la gente te viera como alguien considerado o esforzándose mucho por comportarse”, dice la autora canadiense.

El tenedor y el cuchillo actúan como un límite imaginario para el espacio de cada persona en la mesa.

Traspasar esas fronteras invisibles era visto como una ofensa, como perturbar el orden., Un gesto así te hacía una persona peligrosa.

Historia de los modales en la mesa: Las reglas observadas

Ya la regla de los codos no es lo que era antes. Tu madre no se enfada cuando lo haces porque crea que eres peligroso, sino porque se se trata de una costumbre.

Los modales ya existían entre los antiguos griegos.

Po ejemplo, para limpiarse las manos usaban «apomagdalia» o miga de pan; en tanto que los romanos empleaban paños a los que llamaban «sudaria» o «mappa».

La Biblia refiere que «estirar el codo en la cena» y romper un juramento o pacto son equivalentes como motivo para avergonzarse.

En la época medieval la gente era muy cauta, El acto de comer se fue configurando como un asunto público, en sus objetos y posturas.

Historia de los modales en la mesa

El banquete manifiesta el poder

Los banquetes eran ocasiones predilectas en las cortes. Una mesa repleta de manjares era la forma perfecta de reforzar los límites del poder.

Pero como comer comemos todos, de igual manera, con menos platos, cualquiera gustaba de reunirse con los suyos.

«Y no les deben consentir que tomen el bocado con todos los cinco dedos de la mano, y que no coman feamente con toda la boca, más con una parte».

Historia de los modales en la mesa

Tal frase corresponde a las Partidas del rey Alfonso X el Sabio en el siglo XIII, destinadas a las costumbres que había que inculcar a los hijos de los reyes.

«Y limpiar las manos deben a las toallas y no a otra cosa como los vestidos, así como hacen algunas gentes que no saben de limpiedad ni de apostura», completa el escrito.

Todavía en el siglo XV no había aparecido el tenedor. Esto nos habla de la primera vez que alguien contempló la necesidad de elevar los brazos al comer como algo que no era de fiar.

Entrado el siglo XX estas reglas eran básicas, y ya no había necesidad de manuales para aprender rápidamente la continua evolución del protocolo respectivo.

Tomado de Alma, Corazón, Vida, Gentleman’s Gazette en Español.

También puede interesarte: Buenos modales para niños: Enseñando al futuro ciudadano ejemplar.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog