El pepino: hortaliza que ayuda a prevenir el cáncer

El pepino: hortaliza que ayuda a prevenir el cáncer

3 minutos de lectura

El pepino es un alimento con grandes propiedades y beneficios para la salud. El nombre científico de la planta es Cucumis sativus y pertenece a la familia botánica de las cucurbitáceas

Las propiedades del pepino se deben a su aporte equilibrado de nutrientes (proporciona ácido fólico, magnesio, potasio, vitamina C y B5 en buenas cantidades), lo que contrasta con su bajo aporte calórico.

Investigaciones realizadas en la Universidad París Sur-París XI y en el Instituto Gustave-Roussy (Francia) han demostrado que los lignanos denominados lariciresinol, pinoresinol y secoisolariciresinol presentes en el pepino ejercen un efecto protector frente a enfermedades cardiovasculares y ante varios tipos de cáncer, como los de mama, útero, ovario y próstata.

A las propiedades del pepino contra el cáncer también contribuyen las cucurbitacinas, unos terpenos que confieren a esta hortaliza su sabor amargo y que, según estudios realizados con animales, parecen bloquear las señales celulares que permiten la multiplicación de las células cancerígenas.

El pepino

El cáncer es una enfermedad que se presenta cuando las células se multiplican sin control y se diseminan a los tejidos que las rodean, de acuerdo con el Insituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos.

Además, explicó en su portal que los cambios genéticos que causan cáncer se producen por estos motivos:

  • Errores que ocurren cuando las células se multiplican.
  • Daños en el ácido desoxirribonucleico (ADN) por sustancias perjudiciales en el medio ambiente, como las sustancias químicas en el humo del tabaco y los rayos ultravioleta del sol. Para obtener más información, consulte la sección Causas y prevención.
  • Se pasan por herencia de padres a hijos.

Adicional, según la Organización Panamericana de la Salud, la carga del cáncer aumentará aproximadamente en 60 % durante las próximas dos décadas, lo que afectará aún más a los sistemas de salud, a las personas y a las comunidades.

“Se prevé que la carga mundial por cáncer aumente a unos 30 millones de nuevos casos para 2040, y el mayor crecimiento se producirá en países de ingresos bajos y medianos”, señaló la organización.

No obstante, es importante señalar que ningún alimento por sí solo va a ser capaz de curar una enfermedad.

De todos modos, antes de consumir el alimento, lo primero que hay que hacer es consultar a un experto de la salud para que guíe el proceso e indique que es lo más adecuado, pues la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que entre el 30 y 50 % de los cánceres se pueden evitar y controlarse con distintas acciones, como:

  • Evitar el consumo de alcohol, tabaco y drogas.
  • Tener una alimentación balanceada y saludable que incluya al menos 400 g (es decir, cinco porciones) de frutas y hortalizas al día.
  • Realizar actividad física: las nuevas directrices de la OMS recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas con afecciones crónicas o discapacidad, y 60 minutos al día para los niños y adolescentes.
  • Evitar radiaciones o exposición a sustancias cancerígenas.
  • Vacunarse contra el VPH y la hepatitis B en caso de pertenecer a un grupo para el que se recomienda la vacunación.

Hay que señalar que algunos de los síntomas de alerta son bultos o masas extrañas en cualquier parte del cuerpo, pérdida de peso repentina o falta de apetito, complicaciones al tragar, al orinar o al realizar cualquier otra necesidad fisiológica, cambios en un lunar o manchas en la piel, cambios en las mamas, entre otros.

De hecho, según la Organización, el cáncer es una de las causas principales de muerte en todo el mundo, ya que ocasionó casi diez millones de fallecimientos en 2020. Ese año, los más comunes (en términos de nuevos casos de cáncer) fueron:

  • Mama (2,26 millones de casos).
  • Pulmonar (2,21 millones de defunciones).
  • Colorrectal (1,93 millones de casos).
  • Próstata (1,41 millones de casos).
  • Piel (no melanoma) (1,20 millones de casos).
  • Gástrico (1,09 millones de casos).

Además, los tipos de cáncer que causaron un mayor número de fallecimientos en 2020 fueron los siguientes:

  • Pulmonar (1,8 millones de defunciones).
  • Colorrectal (935.000 muertes).
  • Hepático (830.000 defunciones).
  • Gástrico (769.000 defunciones).
  • Mama (685.000 defunciones).

Te gustó el artículo? Tenemos mucho más para ti. Únete a Curadas haciendo clic en este enlace

Tomado de SEMANA

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog