Autor: Cocuy Pecayero

La ingratitud es histórica via Jeanette Ortega @Jortegac15

En Santa Marta, Colombia, en la Quinta San Pedro Alejandrino, en una hacienda con aroma de ron, papelón y miel, entre el danzar triste de las hojas de árboles que ante un luto inminente desnudan su piel, un agonizante caraqueño, otrora fuerte, valiente, ambidiestro con la espada y exitoso estratega militar, escupe dolor con sangre y barnizado con cólicos y sudores fríos, le reprocha a la muerte haberle robado a su padre a los dos años, a su madre a los nueve y a su esposa a los veinte.

Compartir en:

Leer Más

Publicidad

Publicidad

Publicidad