La interesante historia de la locha (moneda venezolana)

///
11 minutos de lectura

¿Qué es una locha? ¿De dónde vienen los dichos que incluyen la palabra locha?

LA INTERESANTE HISTORIA DE LA LOCHA

LOCHAS
Arlán A. Narváez-Vaz R.

Entre mis reminiscencias especiales se encuentra una moneda ya inexistente, la locha, muy asociada con mis días escolares porque lo que mi papá me daba diariamente para la merienda eran 2 lochas. Desde que tengo memoria hasta poco después de graduarme de economista, en 1972, las monedas eran de cuproníquel (la puya, con valor de 5 céntimos y la locha, con valor de 12 ½ céntimos) o de plata (el medio, con valor de 25 céntimos; el real, 50 céntimos, el bolívar, los 2 bolívares y el fuerte o cachete, de 5 bolívares).

Siempre me dio curiosidad el valor tan singular de la locha (12 ½ céntimos) y como mi papá sabía mucho de casi todo lo que le preguntara de niño, me explicaba con mucha naturalidad que era la mitad de un medio (Bs 0,25) y que el medio se llamaba así porque era medio real, de manera que una locha era un cuarto de real y por eso le decían también cuartillo… Mi pregunta siguiente quería encontrar respuesta a por qué la referencia era el real y no el bolívar completo y él pacientemente me relataba que se trataba de una costumbre que venía desde tiempos de la Colonia; pero, para tratar de de rescatar la predominancia del bolívar, me explicaba que la locha se llamaba así porque como valía un octavo de bolívar y, como anteriormente a un octavo le decían ochavo (todavía el diccionario de la RAE incluye esa palabra), a la moneda la llamaban “la ochava” y como al decirlo sonaba “lochava”, para abreviar ese nombre pasaron a llamarla simplemente locha.

Como dije antes, la locha también se le llamaba cuartillo pero solamente cuando se juntaba con un real, por ejemplo, era muy común oír decir “real y cuartillo”, es decir 62 ½ céntimos. Incidentalmente, recuerdo que en un programa de televisión del Profesor Néstor Luis Negrón, donde participé como parte del equipo del Colegio San Ignacio (junto con Carlos Pacheco y creo que con Sálvano Briceño), una de las preguntas que pesó para que le ganáramos a nuestros contrincantes fue “¿Cuántos céntimos son real y medio y cuartillo?, a lo que respondimos de inmediato: “¡87 ½ céntimos!”

A pesar de su valor tan pequeño, la locha tenía mucha aplicación y de allí han derivado expresiones que aún se usan. He aquí algunos ejemplos:

* “Pan de a locha”, ya que durante mucho tiempo así se le decía a una pieza de pan, de tamaño equivalente a media canilla, también llamado “pan francés”. Poco se ve ahora este pan en las panaderías, de hecho, las maravillas del “socialismo” prácticamente han hecho desaparecer cualquier tipo de pan, razón por la cual en las puertas de las panaderías se ven largas colas a las horas en que van a venderlo, lo que demuestra lo terriblemente vil que era lo que ellos llaman “la 4ª República” (realmente la República Civil o Democrática) porque como siempre había pan y no había que hacer cola para comprarlo, la gente no aprovechaba para socializar en ellas.

* “Me cayó la locha”, expresión que hoy se usa para decir que uno cayó en cuenta o entendió algo. Para entender su uso original hay que saber que en las fuentes de soda o bares habían unos aparatos llamados Rockolas que tenían un discos de vinil de 45 ½ revoluciones, con las canciones de moda (una por cada lado del disco). Para oír la que uno quería había que meter una locha y, como a veces no caía bien por la ranura, cuando lo hacía y empezaba a tocar la canción seleccionada solía exclamarse ¡Me cayó la locha!

* “La pregunta de las 64 mil lochas” A principios de la década de los años 1960 hubo un programa de preguntas donde a cada concursante se le formulaban hasta 5 preguntas, la primera de las cuales premiaba con 4 mil lochas (500 bolívares) la respuesta correcta y las preguntas sucesivas con 8 mil, 16 mil, 32 mil, hasta la pregunta final, muchísimo más difícil que premiaba con 8 mil bolívares, es decir 64 mil lochas. Hoy se usa esta expresión para calificar una pregunta con respuesta muy difícil de obtener. Ejemplo: Por 64 mil lochas: ¿Hasta cuándo podrá aguantar el pueblo seguir sufriendo el desastre económico creado por este régimen nefasto?

* “La lucha por la locha de la leche” Así se llamó el movimiento de consumidores que, a principios de la década de los 1970, se opuso y enfrentó al anuncio por parte de los productores de que el litro de leche pasaría de costar real y medio a costar real y medio y cuartillo, debido a la decisión del Gobierno de aquel entonces de disminuir el subsidio que aquellos recibían para contener el precio al consumidor en real y medio.

De lo anterior hay que decir que Venezuela fue admirada internacionalmente durante no menos de 30 años por los altos niveles de crecimiento económico y de progreso de sus ciudadanos (hasta casi fines de los años 70), a lo cual contribuyó una estabilidad de precios que nos destacó por más de 70 años con una de las inflaciones más bajas y estables del planeta, muy tristemente todo lo contrario de lo ahora sufrimos, con la más prolongada caída económica y empobrecimiento de nuestra historia y con 4 años teniendo la mayor inflación en el mundo.

Los precios eran tan bajos y la locha tan útil que la primera vez que fui a Margarita, cuando me compré mi primer carro, en 1967 (un VW escarabajo de 1960 por el que pagué 3 bolívares de los de hoy), y me aventuré con mi compañero de estudios Orlando Pirona en ese viaje, con los bolsillos vacíos, pudimos subsistir porque allá podíamos comprar 2 empanadas de cazón por una locha.

Cuando en mis cursos de la Universidad empezamos a estudiar el tema de la Inflación, inicio relatándole a mis estudiantes lo que no es inflación con un ejemplo personal: cuando empecé a ir al kínder el rey de las golosinas, un Toronto, costaba una locha. Cuando egresé de 6º grado (8 años después) un Toronto seguía costando una locha; cuando egresé como Bachiller, 5 años después, un Toronto seguía costando una locha; cuando me gradué de economista, 5 años después un Toronto seguía costando una Locha y ese precio se mantuvo por no menos de 4 años más, cuando el Toronto pasó a costar 2 lochas: fueron no menos de 22 años que un Toronto mantuvo su precio en una locha… sin que le impusieran un control de precios a la empresa Savoy, simplemente los gobiernos hasta ese entonces, responsablemente y por el bienestar del pueblo, tuvieron disciplina fiscal y un gasto público ceñido a los Ingresos Ordinarios, es decir la fórmula efectiva para evitar la inflación (como dirían nuestros abuelos, arroparse hasta donde llega la cobija). En cambio ahora los precios varían semanalmente y hoy un Toronto cuesta más de 4 mil bolívares, es decir, más de 4 millones de bolívares de los de antes, o sea: ¡32 millones de lochas! ¡Cosas veredes, Sancho!

(*) Profesor UCV / [email protected]

 

Fuente: Cadena de WhatsApp.

39 Comments

      • Me parece muy interesante, pedagógico y aleccionadora la cronica del amigo.Solo debo eztar en desacuerdo, cuando involucra elementos politicos dentro de su relato, creo que eso le quita el rigor y la importancia de la investigación. Recuerden que este tipo de escrito, deben tener la funcion educativa y pedagógica, cuando seligan con opiniones politicas se daña el contenido, porque surgen las polemicas y discusiones esteriles que dañan, repito este interesante aporte.Hay que señalar también que este excelente artículo lo leen los partidarios de A, B, C y D.

        • Si claro, la política solo puede ser mencionada cuando conviene a la parte que gobierna. Eso es parte del aprendizaje que hemos recibido desde el momento que se terminó el muy bien llamado por el articulista periodo de «la República Civil o Democrática», para entrar en el desgobierno de los últimos 21 años. Pues la la política,estimado señor, es parte de la vida así como la economía, los problemas sociales y todo aquello que afecta a una sociedad. Porque dejar de mencionarla, si además las malas «políticas» son causa y origen de lo que vivimos?

          • Pareciera que Curadas tiene censura previa, la única moderación que debe haber es aquella producto del respeto que nos debemos como ciudadanos y en mi respuesta no hay ni una sola palabra inadecuada, irrespetuosa o altisonante. Simplemente hago ejercicio de mi derecho de expresar mi opinión libre y responsablemente

        • Y como se cambia la realidad? Ud lo puede explicar de una mejor manera? Inevitable es incluir la política xq son justamente ellos, quienes dirigen al país los responsables de que se den estos cambios. Cómo tapar el sol con un dedo?

    • Yo conocí la locha y compré muchas veces michucherias con ella en el colegio donde estudiaba yo compraba un rico mal y una tunja y pagaba un real con una locha que tiempos ha que los,….

    • Yo estudié en el Colegio Javier de Barquisimeto, donde ahora quedan los CC Obelisco y Canaima, eran los finales de los 60’s y mi papá me daba 1 Bolívar (8 lochas) diariamente para la merienda y con eso me compraba 1 sándwich de jamón y queso amarillo, 1 refresco (generalmente 1 colita Marbel) y un chocolate Savoy (de los grandes). El sándwich 1 real, el refresco 1 medio y el chocolate otro medio, o 2 chocolates de a locha.

  1. excelente no conocia toda la historia pero si una parte mi papa me daba hasta 8 lochas los fines de semana para gastar y un refresco grappe costaba 4 lochas

    • Excelente explicación conozco su historia ya que soy de la época e intercambie muchas anécdotas en ese momento. Es tanto que teníamos un amigo que tenías la cabeza redonda como la lucha que de sobrenombre le colocamos : » CABEZA DE LOCHA «.

  2. Muy buena ala explicación, solo las llegue a conocer cuando hacía los mandados de la casa, muy pequeño 5-7 años de edad, aunque falto la parte donde el innombrable Mortadelo trato de revivirlas.

  3. Que articulo tan bueno e interesante. Me permito felicitar al autor.. Yo si conoci y emplee la locha. Papa nos daba a cada uno dos lochas todos los dias cuando saliamos para la escuela.
    Ya la locha no existe, hace muchos anos dejo de circular; no obstante, algunos las tenemos guardadas en nuestros baules , no solo como un recuerdo, sino para que nuestra generacion la conozca.

    • Claro, conocí la locha y tengo varias. Mi anécdota es que siendo la mayor de mis siete hermanos, mi papá me daba un medio de plata los fines de semana y a mis hermanos y hermanas les daba un locha a cada uno. Todavía hoy en las reuniones familiares resienten eso que llamaban discriminación.

  4. Real y medio no eran 87,1/2 céntimos, sino 75 céntimos ( un real 50 céntimos más un medio 25 céntimos) 87,1/2 eran un real, un medio más una locha, el mismo autor del artículo indica que 75 céntimos eran un real más un medio, este artículo es muy bueno para recordar tiempos pasado de la solidez de nuestra economía y poder adquisitivo de nuestra moneda.

    • La cuenta que estas sacando es de real y medio(75cvos), pero donde dejas el cuartillo? Jajajajajaja, yo también me confundí.
      También use la locha y aun recuerdo cuando a mis siete años me compraba doce caramelos coquitos o vaca vieja por una locha y seis huevos por una locha. Tiempos que se van y no vuelven. También conocí una morocota de oro que aún mi padre la guarda y sus nietos actualmente la han visto. Cuál de sus cinco hijas se la irá a quedar? Jajajajajaja…

    • La cuenta es Real y medio cuartillo, el real son 50 céntimos, el medio son 25 céntimos y el cuartillo son 12,1/2 céntimos o sea que: 50+25+12,1/2=87,1/2, yo lo viví a mi me daban una locha para el colegio y con eso compraba 3 helados cuadrados de leche y eran grandes.

  5. Conocí y utilicé la locha escasas veces, pues mí papá, tenía una refresquería-quincalla por lo que todas las chucherías había:suspiros-torontos-pin pon, etc. Etcétera… Sí tiempos buenos con economía adquisitiva en alimentos y bienes/muebles.

  6. Excelente artículo, al fin sé el significado de «las preguntas de las 64.000 lochas» que tanto mi mamá me repite y el resto de las frases. Muchas gracias

  7. Conoci y utilicé lad lochas era uo muy niño y compraba grappe y un pan tostado que llamaban cachito,y me daban un elado de vaso para que me lo comiera con una chapa de refresco, que momentos!!! algún dia nuestras generación volveran s ver algo parecido,mi Dios lo va permitir nuevamente en el nombre wue es dobrr todo nombre,rn el nombre de Nuestro Salvador Jesucristo de Nazareth, Amén.

    • Conoci y utilicé lad lochas era uo muy niño y compraba grappe y un pan tostado que llamaban cachito,y me daban un elado de vaso para que me lo comiera con una chapa de refresco, que momentos!!! algún dia nuestras generación volveran s ver algo parecido,mi Dios lo va permitir nuevamente en el nombre wue es dobrr todo nombre,rn el nombre de Nuestro Salvador Jesucristo de Nazareth, Amén.

  8. Creo que su reseña tiene muchos errores: el litro de leche pausterizada pasó de Bs 1,00 a Bs. 1,125 y el movimiento de protesta con la consigna de «la lucha por la locha de la leche» fue a mediados de la década de los 60’s, y no fue que lo leí o me lo contaron ya que bastante peinilla recibí por participar en las diferentes marchas de protesta que se convocaron ante el alza del precio de este fundamental alimento. Me agradaría mucho ver publicada la respectiva aclaratoria.

  9. Tengo 71 años,y nunca conocí el toronto a locha,igual q los refrescos mantuvieron por mucho tiempo su precio en «medio» igual que el cafecito.Lástima q un escrito ameno y documentado, pierda «el ritmo» dispersandose en clichés políticos.Es importante recordar el pago en «fichas» existente hasta los años 50,practicado en Haciendas o fincas,era una moneda de madera únicamente valedera en la bodega del dueño de la Hacienda.Creo q fue el Dr Caldera q acuñó una moneda llamada «el doblón» equivalente a dos fuertes (5 bsx2=10 bs)gozó de una demanda q en dos meses se agotó y pasó a ser pieza de colección

  10. No conocí el costo del Toronto de 1 o 2 lochas. Tiempos que añoramos y que jamás volverán, lástima de mi pobre Vzla. No sé que más van a destruir.

  11. Recuerdo que los viernes en mi casa lo esoerabamos con muchas ansias oorque mi osoá llegaba del trabajo con el sobre de oago y nos daba un bolivar para comprar 8 helados al precio de una locha cada uno. Recuerdo que un dia le pedí un real para completar y comprar algo y me dijo » no te conformas con la locha de los viernes» que tiempos aquellos.

  12. Interesante historia de la locha.
    También la viví.
    Recuerdo que en la panadería de mi padrino yo despachaba el pan francés (8 por un bolivar) y también una cuenta de pan (que eran 40 panes), que se llevaban en el propio saco de papel donde venía la harina de trigo, o sea 8 y 40 lochas o sea un Fuerte o un Cachete de pan.
    A veces vendían 5 panes por un real o 10 por un bolivar ( todas las monedas de 0,25 – 0,50 – 1 – 2 – 2.5 ( llamada día y medio) y 5 Bolívares eran de PLATA LEY 900
    Tremendo PAN FRANCÉS. Se hacían unos sandwichs de Coppa, Jamón serrano, Queso Holandés, Salchichón, Provolone, que entre Italianos, Portugueses y Españoles compraban para su almuerzo, con su respectiva Coca Cola o Pepsi Cola.
    Qué tiempos aquellos
    Bendita sea la Locha y la Puya.
    Valor de puya 0,5 céntimos o sea 20 puyitas y/o 8 lochas por un BOLIVAR (jajajaja).
    Bendita seas VENEZUELA.

  13. Momentos que no volverán, Yo también conocí la locha, recuerdo compraba un pan Venezuela lo rellenaba con queso, mortadela, tomate, cebolla y una pepsi por un Bolívar, eso lo hacia mi tío, que tiempos.

  14. Si la recuerdo, como niño podías comprarte algo con mucho orgullo, y es tanto así, que aún hoy en día conservo una locha amarilla que cayó en mis manos por pura casualidad, y como en aquella época ya era escasa, la conservé.

    Y a propósito, es muy impórtate este tipo de reportaje que nos hace recordar lo grandiosa que era y podría ser de nuevo nuestra querida Venezuela.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog