Muchas actividades atribuidas a la corteza cerebral se generan en otra parte del cerebro
Muchas de las actividades atribuidas a la corteza se generan en otra parte del cerebro

Otras partes del cerebro generan muchas actividades atribuidas al córtex

/
1 minuto de lectura

Se ha descubierto que muchas de las actividades habitualmente atribuidas a la corteza cerebral en realidad se generan en otras estructuras del cerebro.

El hallazgo podría ayudar a mejorar la lectura del encefalograma y a corregir posibles interpretaciones erróneas de estudios anteriores atribuidas a la corteza cerebral.

Este revelador estudio lo han liderado científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en España y se ha publicado en la revista Cerebral Cortex.

La confusión entre señales eléctricas que llegan a la corteza podría deberse, apunta este estudio, a que la forma curva de algunas estructuras cerebrales, como la corteza y el hipocampo, promueve el alcance a gran distancia de los potenciales eléctricos de las neuronas y hace que se entremezclen con los de otras estructuras.

El electroencefalograma refleja las variaciones del potencial eléctrico que producen grupos de neuronas cuando se activan conjuntamente durante la codificación y el procesamiento de la información sensorial, motora, y cognitiva. Su registro en la superficie del cuero cabelludo lo hace muy accesible para controlar dispositivos cerebro/máquina, tales como prótesis para rehabilitación o unidades de comunicación de aplicación diversa.

“Los registros en el cuero cabelludo demuestran un hecho básico en física, y es que el potencial eléctrico se extiende mucho más allá del generador de corriente, en este caso, las neuronas en el interior del cerebro. Por su proximidad al cráneo, el electroencefalograma ha sido atribuido a las neuronas de la corteza, situadas en la parte más externa del cerebro. Pero no existían estudios sistemáticos que confirmaran esta suposición”, explica el investigador del CSIC Óscar Herreras, del Instituto Cajal.

 

Continúe leyendo este interesante descubrimiento en  NCYT

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog