Padre perdonador versus hijo ausente por Nayanci Castillo

1 minuto de lectura

Padre perdonador vs Hijo ausente

Escucha el mensaje de Nayanci aquí o léelo más abajo.

 

¿Cuántas veces en la vida tenemos la oportunidad de comportarnos como un padre perdonador?

¿Cuántas veces como hijos somos injustos y exigimos a nuestros padres cosas que quizás en el fondo ellos carecen?

Así transcurre la vida en muchas etapas, llenas de exigencias y al mismo tiempo de juzgar por doquier todo lo que está a nuestro paso.

Queremos que las personas actúen en función de nuestros deseos, por ende, cuando esto no ocurre nos frustramos, nos resentimos, logrando enraizar una telaraña de amargura que va acrecentando un herida profunda en el alma y el corazón.

Muchas veces en esas malas decisiones nos ausentamos de nuestros afectos, hiriendo consciente o inconscientemente a los seres más especiales, al querer ir al camino, reconocer que hemos fallado, nos cuesta regresar a pedir perdón y comenzar de nuevo, dudamos de ese padre que siempre ha estado y estará para invitarnos hacerlo diferente.

La reconciliación es un bálsamo divino a cualquier herida que podamos tener; es una llamada a la conversión, a entrar en nosotros mismos, a abandonar lo incorrecto y a volver con confianza a los brazos de un Padre que nos ama entrañablemente; es también una invitación a perdonar y vivir la reconciliación entre nosotros; es, en fin, una fuente de alegría inacabable en el que encontramos una mirada de amor y misericordia que nos llena de paz.

Así de fuerte es el gozo que Dios siente cuando venimos ante él arrepentidos.

Dios es un padre amoroso que espera pacientemente a que nos demos cuenta de nuestros errores y reconozcamos que le necesitamos en nuestras vidas. Él nos espera con brazos abiertos. Nos recibe, nos perdona, nos restaura como hijos suyos y llena nuestra vida con su perdón y su amor.

El perdón lo podemos aplicar a cualquier situación de nuestra vida en la que haya un conflicto con los demás.

¿Me estoy portando de manera hiriente e insensible?, ¿Soy acaso un envidioso y creído?, ¿He sabido perdonar y salir al encuentro de quien me ha ofendido?

Estas y muchas otras preguntas serán propicias hacerlas en diferentes momentos de nuestra vida para moldear nuestro carácter, madurar, y asimismo dar a otros un amor genuino a través de sanas acciones.

El perdón es un regalo silencioso que dejas en el umbral de la puerta de aquellos que te ha hecho daño.

Robert Enright

“Tenemos que pensar lo que pensamos.”

Bienestar y familia, Nayanci Castillo.

[email protected]
Instagram @nayancicastillo

Nayanci Castillo es escritora, conferencista y especialista en bienestar y familia.

Lee la biografía completa de Nayanci Castillo aquí

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog