¿Cambio climático?: Una plaga de langostas afecta al África oriental
¿Cambio climático?: Una plaga de langostas afecta al África oriental

¿Cambio climático?: Una plaga de langostas afecta al África oriental

2 minutos de lectura

La plaga más grave de langostas, en 25 años, se está extendiendo por África oriental. Representa una amenaza sin precedentes para la seguridad alimentaria

El África oriental está sufriendo una crisis que parece sacada del Éxodo: una plaga de langostas está propagándose por la región y ha puesto en peligro el suministro de alimentos de decenas de millones de personas.

Los vastos enjambres de esta plaga temida están causando estragos en las tierras de cultivo y los pastos, ya que devoran todo lo que se encuentran a su paso en cuestión de horas. La escala de esta plaga de langostas, que ya afecta a siete países del África oriental, carece de precedentes en la historia reciente.

Los insectos responsables de este caos son las langostas del desierto que, pese a su nombre, proliferan tras periodos de precipitaciones intensas que provocan floraciones de vegetación en sus hábitats áridos de África y Oriente Medio.

Los expertos sostienen que el culpable principal ha sido un episodio prolongado de tiempo excepcionalmente húmedo, con varios ciclones que han afectado al África oriental y a la península arábiga en los últimos 18 meses.

A su vez, las últimas tempestades están vinculadas al dipolo del océano Índico, una oscilación irregular de las temperaturas que hace poco fue muy marcada y que también se ha vinculado a los incendios que han devastado Australia oriental.

Por desgracia, algunos expertos sostienen, que podría ser un heraldo de lo que está por venir, conforme el aumento de las temperaturas en la superficie del mar carga las tormentas; y el cambio climático inclina la balanza a favor de patrones de circulación, como el que sentó las bases de los desastres transoceánicos de este año.

«Si observamos este aumento continuo en la frecuencia de los ciclones, creo que podemos asumir que habrá más brotes de langostas en el Cuerno de África», afirma Keith Cressman, encargado de pronosticación de langostas de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

El seguimiento de la plaga

Según Cressman, la crisis de las langostas del desierto se remonta a mayo de 2018, cuando el ciclón Mekunu pasó sobre un desierto vasto y despoblado en el sur de la península arábiga (conocido como desierto de Rub al-Jali) y llenó de lagos efímeros el espacio entre las dunas de arena.

Como las langostas del desierto se reproducen libremente por la zona, es probable que esto diera pie a la ola inicial. Entonces, en octubre, nació el ciclón Luban en la parte central del mar Arábigo, que marchó hacia el oeste y descargó lluvia sobre la misma región, cerca de la frontera entre Yemen y Omán.

Las langostas del desierto pueden vivir aproximadamente tres meses. Cuando una generación ha madurado, los adultos ponen huevos que, en las condiciones adecuadas, pueden eclosionar y formar una nueva generación hasta 20 veces más grande que la anterior.

Cressman explica que las langostas del desierto pueden aumentar sus poblaciones de forma exponencial en las generaciones sucesivas. En última instancia, estos dos ciclones de 2018 permitieron que se reprodujeran con éxito tres generaciones de langostas en solo nueve meses, multiplicando por 8000 el número de insectos que zumbaban sobre el desierto arábigo.

 

Continúe leyendo esta interesante noticia en   NATIONAL GEOGRAPHIC

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog