José Pinto, el líder Tupamaro que cayó en desgracia

/
1 minuto de lectura

Eran otros tiempos cuando José Pinto, líder los Tupamaros tenía poder y el favor del régimen, a tal punto que llegó a controlar a los colectivos del 23 de Enero, reducto del chavismo más radical.

Este 15 de junio eso se acabó. Tarek Wiliam Saab, fiscal del régimen, anunció que se  libró orden de aprehensión contra Pinto  y otros tres sujetos vinculados a él.

Se les acusa de la muerte de un menor de 16 años, quien estaba desaparecido y cuya osamenta fue localizada en una fosa, ubicada en una finca propiedad de Pinto, en el estado Vargas.

  Tras el anuncio, el acusado fue atrapado y se encuentra en la sede del CICPC en La Guaira. se resistió al arresto y se defendió a tiros, pero lo atraparon.

Le imputan la presunta comisión de homicidio intencional calificado con alevosía y por motivos fútiles e innobles, privación legítima de libertad y agavillamiento.

George Soto Berroterán, de 16 años, fue reportado como desaparecido por su madre el pasado 1 de junio. Doce días después, los restos de la víctima fueron encontrados .  Localizaron “una osamenta y sobre ésta un bolso con las pertenencias y documentos personales del adolescente”, explicó Saab.

También añadió que “las pruebas técnicas determinaron que la osamenta es humana, perteneciente a un adolescente y el cráneo presenta un orificio producto del paso de un proyectil disparado por un arma de fuego”.

El joven trabajaba como pescador para Pinto y que fue visto por última vez el pasado 23 de mayo cuando se dirigía a la finca “La Tupareña”,   propiedad del acusado.

Parte de los hechos fueron relatados por Juan Pablo Romero, otro pescador que también trabajaba para Pinto y quien denunció que, junto a Soto Berroterán, fue víctima de una golpiza por parte de los escoltas de acusado.

Hurto de mercancía y dinero.

 “Los escoltas sometieron y golpearon a Juan Romero con sus armas, y exigieron al resto de los pescadores que también lo golpearan, entre ellos al adolescente George Soto Berroterán, quien se negó a hacerlo, lo que motivó que fuera objeto de golpes por parte de estos ciudadanos, quienes lo señalaron de ser cómplice en el hurto”, detalló Saab.

Mientras Soto era agredido, Romero logró escapar e internarse en una montaña sin ser localizado.

Redacción Curadas.com

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog