Categorías
Ciencia Interesantes

Ciencia: Nuevos estudios sobre el asteroide que acabó con los dinosaurios

Según una investigación realizada por un grupo internacional de más de treinta científicos, la extinción masiva que marcó el final del período Cretácico-Paleógeno pudo haber permitido que los océanos amortiguaran el impacto de una erupción volcánica masiva que ocurrió casi al mismo tiempo que la colisión del asteroide.

Compartir en:

Los dinosaurios se extinguieron hace 65 millones de años debido a un enorme asteroide que se estrelló contra la Tierra con la fuerza de 1.000 millones de bombas atómicas. ¿Qué consecuencias tuvo este impacto?

Hace 66 millones de años, un manto de muerte cubrió el planeta luego de que un asteroide gigante se estrellara contra la Tierra y dejara un cráter de más de 177 km de diámetro en la Península de Yucatán, en lo que hoy sería la ciudad mexicana de Chicxulub. El impacto lanzó al aire más de 50.000 km cúbicos de material, lo que provocó un invierno que duró décadas y la acidificación de los océanos. El resultado: la extinción de tres cuartos de todas las especies en la Tierra, entre estas, los dinosaurios.

Sin embargo, considerando el fenómeno a la distancia, las consecuencias no parecen haber sido tan malas.

Según una investigación realizada por un grupo internacional de más de treinta científicos, la extinción masiva que marcó el final del período Cretácico-Paleógeno pudo haber permitido que los océanos amortiguaran el impacto de una erupción volcánica masiva que ocurrió casi al mismo tiempo que la colisión del asteroide.

El asteroide hizo que los mares absorbieran una parte de los gases de efecto invernadero emitidos por una meseta volcánica en la antigua India conocida como las Traps del Decán -o escaleras del Decán-, y esto logró atenuar el calentamiento que, de otro modo, podría haber perjudicado a los primeros mamíferos y muchas de las otras especies que sobrevivieron después el impacto.

Los estudios sugieren que cuando cayó el asteroide, esta erupción de proporciones épicas ya llevaba activa unos 400.000 años, y algunos científicos sostienen que los gases volcánicos pueden haber sido en parte responsables de la enorme extinción. Pero según los nuevos cálculos de las temperaturas globales en ese momento, publicados el jueves en la revista Science, parece poco probable que los volcanes hayan contribuido a la desaparición de los dinosaurios.

Parece que el asteroide fue el único impulsor de la extinción, y su marcado efecto en el plancton oceánico puede haber atenuado el posterior calentamiento global de las erupciones volcánicas, que continuaron durante otros 300.000 años.

Palmeras planctónicas

Según Pincelli Hull, paleoceanógrafa de la Universidad de Yale y coautora del estudio, en las muestras de los sedimentos fangosos tomados del fondo marino, la desaparición repentina de especies de plancton con concha calcárea suele coincidir con una capa de pequeñas bolitas de vidrio que cayeron después del impacto del asteroide.

«Como esas especies parecen haber sido las más afectadas tras la colisión del asteroide, creemos que el azufre y el óxido nitroso liberados por el impacto pueden haber acidificado el océano, y disuelto las conchas de estos organismos», afirma Hull. Algo similar a lo que sucede cuando arrojas un trozo de tiza -restos de plancton calcáreo-, en un vaso con vinagre. Sin embargo, el océano nunca llegó a ser tan ácido, por lo que las conchas de plancton se habrían disuelto mucho más lentamente y no se habría producido efervescencia.

Continúe leyendo este interesante estudio en NATIONAL GEOGRAPHIC

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *