Llevaremos tapabocas por algún tiempo. ¿Usarías los más bonitos?

Llevaremos tapabocas por algún tiempo. ¿Usarías los más bonitos?

/
1 minuto de lectura

Con purificadores motorizados, desinfectantes, tejidos transpirables y estampados chic. Los tapabocas han dejado de ser solo productos descartables o baratos, y ahora los hay para clientes más exigentes

TOKIO – Rieko Kawanishi es la primera en reconocer que el tapabocas repleto de perlas que diseñó no es el más efectivo contra el coronavirus. “Está lleno de agujeros”, dijo riendo.

No obstante, su protector facial hecho a mano, que recomienda utilizar sobre un cubrebocas normal, refleja una explosión súbita de atención creativa en el mundo de la moda y la tecnología, hacia un producto simple que no ha sido alterado desde hace décadas.

“Después de la pandemia, hubo muchísimos lugares en los que, por primera vez, tenías que usar cubrebocas forzosamente”, dijo Kawanishi, una diseñadora de joyas que vive en Tokio. “Pensé: ‘Quiero diseñar algo elegante’”.

A medida que el virus continúa propagándose y las normas respecto al uso de cubrebocas se endurecen en muchos lugares del mundo, los consumidores comienzan a exigir una mayor variedad en las mascarillas, que resguardarán su aliento en lugares públicos durante el futuro próximo.

En respuesta, muchas empresas y diseñadores han inundado el mercado con alternativas al cubrebocas quirúrgico desechable que animó a Kawanishi a poner manos a la obra.

Los inventores han imaginado cubrebocas con purificadores de aire motorizados, bocinas con bluetooth e incluso desinfectantes que matan bacterias calentando el protector facial (pero sin calentar el rostro, esperemos) hasta a 93 grados Celsius. En Corea del Sur, el gigante de la electrónica LG ha creado un cubrebocas con ventiladores que facilitan la respiración.

Las tiendas exhiben en maniquíes cubrebocas estampados a juego con ropa de diseñador. Un empresario indio afirmó que pagó 4000 dólares por un cubrebocas fabricado a la medida con oro. Y una diseñadora francesa de vestuario llenó su cuenta de Instagram con diseños fantasmagóricos que tienen ilustraciones que van desde pterodáctilos hasta piernas de muñecas.

El coronavirus “ha provocado una rápida evolución en la tecnología de los cubrebocas”, afirmó Yukiko Iida, experta en mascarillas del Centro de Control Medioambiental, una consultora en Tokio.

Continúa leyendo esta interesante información en THE NEW YORK TIME

Curadas.com | Tu compañía en información…

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog