Mecano en Barquisimeto

Grupo Mecano en las Vivencias de Milagros S. Castro

11 minutos de lectura

Aire y Hawaii-Bombay fueron las primeras canciones del grupo Mecano que me cautivaron a mediados de los años ochenta. En ese entonces estaba culminando mis estudios de Comunicación Social en mi querida Universidad Central de Venezuela.

Confieso que me gustaron esos temas gracias a Gustavo, un amigo muy querido que era seguidor de los grupos de rock de España. Cuando salíamos los fines de semana, en su Fiat Mirafiori, le pedía repetir una y otra vez esas canciones. El nombre Mecano no me era familiar, pero su estilo, las letras y la música me encantaba.

No pasó mucho tiempo cuando su discografía se hizo popular. Y yo tenía la satisfacción de conocerlos gracias a mi Gus. A los temas Aire y Hawaii-Bombay se unieron otros, que formaban parte de mi cassette TDK preferido.

Cuando su fama subió como la espuma en muchos países, incluso en Venezuela, ya yo vivía en Barquisimeto y formaba parte del equipo de periodistas del diario El Informador.

Más canciones que me encantaron del Grupo Mecano

A comienzos del mes julio de 1986, recibí una nota de prensa en la que se promocionaba la nueva producción discográfica de ese magnífico trío compuesto por Ana Torroja, Nacho Cano y José María Cano.

Se trataba del disco titulado Entre el cielo y el suelo. No recuerdo cómo llegó a mis manos, pero desde que lo escuché por primera vez, me aprendí las letras de esas bellas canciones, que posteriormente se convirtieron en éxitos sin precedentes.

Me refiero a Ay qué pesado, quefue el primer promocional. Luego se dieron a conocer: Cruz de navajas, Me cuesta tanto olvidarte, No es serio este cementerio, Hijo de la Luna.

Día y noche escuchando y cantando esas composiciones y listo… Una nueva fan de Mecano.

Tres talentos de primera, forman parte de Mecano. Uno de los mejores grupos españoles.

Una sorpresa fabulosa

Dos meses y unos días después, llegó una extraordinaria noticia a la redacción. Gira de Mecano en Venezuela, incluye Barquisimeto.

Guaoooo, tremenda noticia. Para mí era un acontecimiento. Un concierto que no podría perderme por dos motivos…

Primero, porque era la coordinadora de la página de espectáculos del diario El Informador.

Segundo, porque al ser fan de Mecano, no podía dejar de estar presente en primera fila en ese concierto, que prometía ser uno de los mejores de ese año en la Capital Musical de Venezuela.

Por supuesto, les comenté la buena nueva a mis amigos, quienes de tanto escuchar a Mecano en el carro, en la casa, en la oficina, ya eran también sus fieles seguidores. Esa novedad nos alentó a organizar nuestra cita con el afamado grupo español.

Un domingo agitado

Al llegar el día del concierto de Mecano, también llegó el estrés y la “corredera”. Ese día mi reportero gráfico era Julio Colmenarez, mi amigo y hermano del alma.

Era domingo y cuando trabajaba ese día de la semana, me tocaba cubrir la fuente del Aeropuerto para redactar la Columna Terminal Aéreo. Y, además, debía realizar la Ronda Dominical, que consistía en visitar museos, galerías y parques para reseñar las actividades culturales que se realizaban en la ciudad.

Ese día, Julio y yo, trabajamos con la velocidad de un rayo. Yo debía cubrir, escribir y entregar ambas informaciones antes de la una de la tarde.

¿Por qué? Pues, porque los promotores del evento nos invitaron a estar presentes en la prueba de sonido en el Anfiteatro Oscar Martínez del Complejo Ferial, para que entrevistáramos a los tres integrantes de la agrupación española.

Por supuesto, no podíamos perder esa oportunidad. Era la ocasión perfecta para conocer a esas tres figuras con las que cantamos y pasamos ratos agradables.

Cumplido el reto

El que persevera, vence. Y al final lo logramos, A la una de la tarde, Julio y yo ya habíamos entregado todo el material, escrito y fotográfico.

Después de comer cualquier cosa, nos dirigimos al Anfiteatro Oscar Martínez. Y cuando llegamos, nos sorprendió la gran cantidad de fanáticos que estaban haciendo la cola para ingresar al recinto musical. Y al preguntar, nos dijeron que estaban desde la mañana.

Esa espera se convirtió en un maratón. No recuerdo con exactitud, pero el concierto estaba previsto para las seis de la tarde, tal vez una hora más o una hora menos. Definitivamente, una espera muy larga, pero con mucho entusiasmo.

El lugar del concierto: Anfiteatro Oscar Martínez del Complejo Ferial de Barquisimeto.

Entrevistas por partes

Cuando llegamos al escenario de esa importante instalación artística, ya estaban allí Ana, Nacho y José María. La emoción fue indescriptible. Estaban en plena prueba de sonido.

Uno de los promotores de su disquera me dijo que era difícil entrevistarlos a los tres a la vez. Por ello, me recomendaba entrevistarlos por separado. Y así lo hicimos.

No sé si era consecuencia del calor, del sol, la hora tan pesada y el cansancio, pero ninguno de los tres artistas españoles fue muy simpático. Aceptaron conceder la entrevista, pero fue muy difícil ver una amplia sonrisa o un comentario ameno. Las entrevistas fueron cortas y precisas.

Al final, yo obtuve el material informativo que requería para redactar el reportaje y la reseña del concierto. Pero fue imposible tomarme la foto con los tres. Lo lamenté muchísimo.

Los buenos tiempos de Mecano.

El grupo Mecano deleitó a sus seguidores

Al culminar las entrevistas, nos quedamos un rato más para escuchar algunas canciones. Al rato le dije a Julio que pasáramos por la casa para comer algo, descansar y regresar más tarde.

Pero unos amigos del personal de seguridad, nos comentaron que si salíamos del Complejo Ferial no podríamos entrar más tarde. Nos explicaron que había tanta gente que era imposible la circulación interna. Entonces, no nos quedó otra alternativa que quedarnos corrido hasta el final del concierto.

Aunque el cansancio y el hambre eran horribles, nos quedamos y disfrutamos de un extraordinario e inolvidable concierto. Todos lo gozamos de principio a fin. Y Mecano dio lo mejor de su talento y de su música.

Un ameno encuentro con el grupo Mecano

Al día siguiente, lunes, regresamos a la rutina. Me tocó ir al Aeropuerto Internacional Jacinto Lara de Barquisimeto para realizar mi columna con las entrevistas a personajes conocidos que iban y venían de Caracas.

Y en uno de nuestros recorridos por esas instalaciones, nos encontramos en el restaurante una tremenda sorpresa… A Mecano. Ana, José María y Nacho estaban sentados en una mesa, desayunando.

Por supuesto, nos aceramos para saludarlos y felicitarlos por su concierto. Nos recibieron con una cordial sonrisa, a pesar del cansancio. Hablamos un rato sobre su gira en Venezuela. Muchos comentarios agradables.

Más vale tarde que nunca. Al día siguiente pude tomarme la foto con los tres.

Y al despedirnos, tuve la oportunidad de tomarme la ansiada foto con ellos. No fue la mejor, pero es una fiel evidencia de mis vivencias con esta famosa agrupación española.

Realmente este es uno de los magníficos recuerdos que tengo de este excelente grupo. Fui, soy y siempre seré fan de estos tres talentosos españoles, que, afortunadamente, tuve el privilegio de conocer.

Me satisface compartir estas Vivencias con el grupo Mecano. Otro momento inolvidable en mi vida como periodista de espectáculos en una época crucial de la historia musical de la década de los ochenta, que fue realmente sensacional.

Hasta la próxima.

Saludos y bendiciones.

Milagros S. Castro

@milicas33

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Nota Anterior

Indicadores Económicos Venezuela 04/03/2021 9:20 AM

Nota Próxima

El contacto piel con piel no aumenta riesgo de contagio de covid para bebés

Recientes de Blog