Carrera universitaria

Escoger una carrera universitaria: cómo ayudar a los jóvenes a decidir

/
4 minutos de lectura

Escoger una carrera universitaria es un dilema al que se enfrentan muchos jóvenes al culminar sus estudios secundarios.

Esto definirá su futuro laboral.

Aunque parezca mentira muchos no lo tienen claro al terminar el bachillerato.

Es entonces cuando surge el rol de los padres, quienes se preguntan de qué manera ayudan a sus hijos a concretar el porvenir académico.

Escoger una carrera universitaria: Opinión del psicoterapeuta Manuel Darío Carvajal

El psicoterapeuta Manuel Darío Carvajal compartió en la revista People en Español algunas interesantes recomendaciones.

Las opiniones sirven para que los progenitores pueden orientar a sus vástagos en este trascendental paso.

Para Carvajal, quien es experto en materias de familia, los adolescentes tienen que adoptar una decisión que implica gran responsabilidad contando con tan solo 16 o 17 años de edad.

El asunto genera una gran presión y es allí donde el concurso de los padres los convierte en los mejores aliados.

Ellos siempre están prestos a colaborar con su consejo en el camino que seguirán los hijos.

«Lo llamo vocación. Tiene que ver con el gusto, con el interés, pero sobre todo con la aptitud de cada ser humano», dice el experto neogranadino,

Escogencia de carrera universitaria: la vocación es un proceso que se toma su tiempo

Advierte Carvajal que encontrar dicha vocación es un proceso que se debe iniciar mucho antes de que los jóvenes se gradúen en sus estudios de secundaria.

Pero el terapeuta explica que en la misma medida en que los padres pueden prestar un papel de gran respaldo para sus herederos, también es factible que devengan en los consejeros menos aptos.

«En ocasiones podemos ser los peores para encontrar las vocaciones de nuestros hijos».

«Muchas veces queremos que hagan cosas que nosotros deseábamos hacer», explica Carvajal.

«La vocación saca lo mejor de ti»

Asimismo, el especialista señala que los padres deben suprimir el limitante del «no» con sus hijos.

En otras palabras, los padres deben permitir que sus hijos experimenten e investiguen desde muy temprana edad.

Así tendrán la oportunidad de descubrir aquello que puede terminar siendo su vocación.

«La recomendación que daría para que los padres ayuden a sus hijos a encontrar su vocación es tener los ojos bien grandes para darse cuenta de qué los asombra, a qué le demuestran interés, qué les genera curiosidad, qué les gusta explorar», asevera.

«La vocación saca lo mejor de ti», añade el psicólogo clínico, aludiendo a una de las fórmulas asertivas que ayuda a encontrar la vocación de los jóvenes: Vocación = Gusto + Aptitud + Actitud.

Tomado de People en Español, Nius.

También podría interesarte: CIDH preocupada por deterioro de la autonomía universitaria en Venezuela

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog